12 Volcanes más bonitos de Japón

116

Desde el majestuoso Monte Fuji hasta un volcán submarino que formó una nueva isla el año pasado, los 109 volcanes activos de Japón representan alrededor del 10% de todos los volcanes activos del mundo. La razón por la que Japón tiene tantos picos volcánicos es que sus aproximadamente 6.800 islas se extienden por el Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica. Por ello, Japón es muy propenso a los terremotos y a las erupciones volcánicas.

Todo esto ha tenido un profundo impacto en la cultura japonesa, así como en el desarrollo de sus densamente pobladas ciudades costeras. Aunque los volcanes humeantes han sido venerados y adorados por los lugareños y representados en innumerables obras de arte y haikus, también permiten realizar fabulosas excursiones y montañismo. De sus muchas montañas y volcanes, es el ilustre Monte Fuji el símbolo más importante e icónico de la nación.

1. Monte Fuji

Monte Fuji

Situado a menos de dos horas de Tokio, el Monte Fuji es el punto de referencia más reconocible de Japón, visitado por millones de personas y al que suben más de 300.000 cada año. La leyenda dice que el monte Fuji se creó en un solo día; geológicamente, se cree que el volcán actual se formó sobre la cima de un volcán más antiguo hace unos 10.000 años. La subida al Fuji es tan popular que hay una oficina de correos en la cima para que los que lleguen a la cumbre puedan enviar una postal a casa desde la cresta del pico de 3.800 metros de altura. Sin embargo, es una subida empinada y ardua. Los viajeros que busquen una experiencia menos exigente pueden disfrutar de unas vistas espectaculares del Fuji desde el cercano parque Tenjo-Yama, donde un teleférico lleva a los visitantes a 1.000 metros de altura hasta la plataforma de observación del Fuji.

2. Monte Unzen

Montar Unzen

Cerca de la ciudad de Shimabara, en la isla de Kyushu, se encuentra el grupo de volcanes conocido como Monte Unzen. Las erupciones de estos volcanes se remontan a hace seis millones de años, pero hasta hace poco se creía que estaban inactivos. En 1934 se creó un parque nacional y surgió un pequeño pueblo para acoger a los visitantes. En 1990, uno de los volcanes, el Monte Fugen, inició una serie de erupciones. En la actualidad, la montaña vuelve a estar inactiva, y los visitantes pueden subir al pico de 1.359 metros para disfrutar de las vistas panorámicas. Para acortar la caminata, la mayoría de los excursionistas se acercan a la subida desde el monte Myoken, al que se llega mediante un viaje en góndola de tres minutos desde el paso de Nita.

3. Monte Aso

Monte Aso

El monte Aso, o Aso-san, es en realidad cinco picos volcánicos separados. Situado en la isla meridional japonesa de Kyushu, cerca de la ciudad de Kumamoto, la zona volcánica del Aso-san es tan grande que hay pueblos enteros dentro de sus límites. Uno de los cinco volcanes, el Monte Nakadake, sigue activo y es la principal atracción de la zona, pero cuando el volcán expulsa gases, toda la zona se cierra. Otros picos también son destinos populares. Las excursiones por la región van desde paseos cortos hasta caminatas de un día. Cerca del Museo del Monte Aso hay un helipuerto en el que los visitantes pueden organizar impresionantes, aunque costosos, sobrevuelos.

4. Sakurajima

Sakurajima

Sobre la histórica ciudad de Kagoshima, en la isla de Kyushu, se encuentran los tres volcanes que forman el estratovolcán Sakurajima. De ellos, el Minami-dake es el de más reciente actividad. Vierte regularmente cenizas sobre la ciudad. Los viajeros aventureros que desean vivir una experiencia cercana con un volcán vivo rara vez se ven decepcionados. Aunque no se permite a los visitantes subir al borde del peligroso cráter, se puede disfrutar de excelentes vistas desde el mirador de Yunohira, al que se puede llegar en unas dos horas a pie o en minutos en coche.

5. Suwanosejima

Suwanosejima

Suwanosejima es la segunda isla más grande del sereno y recóndito archipiélago de Tokara. En su corazón se encuentra el cono de 796 metros de altura de uno de los volcanes más activos de Japón, e incluso del mundo. Debido a sus frecuentes y violentas erupciones, en la isla sólo viven unas 50 personas. A lo largo de su historia, ha tenido que ser abandonada en numerosas ocasiones cuando la situación era demasiado peligrosa. Sin embargo, el estratovolcán tiene un aspecto impresionante; sus áridas laderas contrastan con el brillante mar que lo rodea. Situada a unas nueve horas de viaje en barco desde el Japón continental, la subtropical Suwanosejima y su humeante volcán requieren ciertamente un esfuerzo.

6. Monte Usu

Monte Usu

Situado en el oeste de Hokkaido, la segunda isla más grande de Japón, el monte Usu se encuentra en medio de un paisaje impresionante en el parque nacional de Shikotsu-Toya. Aunque sólo alcanza los 733 metros de altura, la imponente presencia del estratovolcán se cierne sobre los bosques y la campiña circundantes. Desde su cima, a la que se puede acceder por un teleférico panorámico, los visitantes pueden disfrutar de vistas panorámicas del parque y de las brillantes aguas del lago Toya, que se encuentra en una caldera a su lado. Además, el parque cuenta con la característica cúpula de lava de Showa-shinzan, así como con relajantes aguas termales y numerosos cráteres que se formaron cuando el Monte Usu entró en erupción por última vez en el año 2000.

7. Shinmoedake

Shinmoedake

Con un hermoso cráter, Shinmoedake forma parte del grupo de volcanes del monte Kirishima que se agrupa en Kyushu, la tercera isla más grande de Japón. Su enorme cráter es en realidad su característica más famosa y atractiva: el malvado villano Blofeld utilizó la caldera como base en la película de James Bond de 1967 Sólo se vive dos veces. Aunque en su día albergó un glorioso lago en el cráter, ahora está tristemente cubierto por una cúpula de lava tras la última erupción del volcán en 2018. En el Shinmoedake se pueden realizar fabulosas excursiones. Desde su borde de 1.421 metros de altura, se puede disfrutar de maravillosas panorámicas sobre las numerosas montañas del Parque Nacional Kirishima-Yaku.

8. Monte Asama

Monte Asama

Situado en el centro de la principal isla japonesa de Honshu, el monte Asama se eleva a 2.568 metros sobre el nivel del mar y se alza sobre la ciudad turística de Karuizawa. El monte Asama es más conocido por una erupción ocurrida en 1783, que mató a 1.500 personas. La montaña es el volcán más activo de Honshu, que entró en erupción en 2009 y envió cenizas hasta Tokio. A pesar del peligro potencial de otra erupción, el monte Asama sigue siendo un popular destino de vacaciones. Los visitantes vienen a esquiar en las laderas adyacentes del pico y a remojarse en las aguas termales naturales de la región.

9. Monte Ontake

Montar Ontake

El Monte Ontake, el segundo volcán más alto de Japón después del emblemático Monte Fuji, domina sus alrededores con sus 3.067 metros de altura. Alrededor del imponente volcán hay cinco brillantes lagos de cráter que los visitantes pueden visitar, siendo el Nino, a 2.905 metros, el lago de mayor altitud del país. El Monte Ontake, considerado sagrado desde hace mucho tiempo, atrae a muchos peregrinos y fieles, que vienen a recorrer su antigua ruta de peregrinación. Ésta le lleva a través de una naturaleza impresionante, con hermosas vistas que se disfrutan desde su imponente cumbre. Además de su extraordinaria belleza, el místico monte cuenta con magníficas aguas termales y fantásticas estaciones de esquí. Aunque el Monte Ontake se considera generalmente muy seguro, el volcán entró en erupción inesperadamente en 2014, matando trágicamente a 63 personas en el proceso.

10. Monte Kusatsu-Shirane

Montar Kusatsu Shirane

El Monte Kusatsu-Shirane, que se eleva por encima de la ciudad onsen de Kusatsu, en la prefectura de Gunma, es un destino muy popular debido a sus magníficos paisajes, su elevada cima y la abundancia de rutas de senderismo bien señalizadas. Formado por una serie de conos volcánicos superpuestos, su cima alcanza los 2.171 metros, con tres brillantes lagos de cráter escondidos entre sus reinos más altos. De ellos, Yugama -el lago más grande- es la característica más destacada del monte, ya que sus coloridas aguas contrastan con los desolados paisajes que lo rodean. En verano y primavera, las numerosas rutas de senderismo del monte Kusatsu-Shirane atraen a muchos visitantes, mientras que en los meses de invierno se puede disfrutar de un magnífico esquí. Además, los manantiales burbujeantes de la base del volcán son siempre una atracción popular, independientemente de la temporada.

11. Monte Norikura

Montar Norikura

El tercer volcán más alto de todo Japón, el Monte Norikura, se eleva hasta unos colosales 3.025 metros. Este estratovolcán nevado, que forma parte de las montañas Hida, se encuentra en el Parque Nacional Chubu-Sangaku, con hermosos valles, barrancos y ríos a su alrededor. En sus laderas se esconden numerosos lagos de cráter y praderas alpinas, mientras que cerca de su cima se pueden encontrar flujos de lava endurecida. El monte Norikura, que significa “silla de montar”en japonés debido a su larga cresta y meseta, es un lugar muy popular para practicar el senderismo y la escalada por su majestuoso paisaje y sus hermosas vistas.

12. Monte Yake

Yake Montaje

Situado en la montañosa prefectura de Nagano, en el centro de Japón, el Monte Yake es uno de los volcanes más activos de las montañas Hida. Como tal, en sus laderas se pueden ver muchos campos de lava endurecida, mientras que todavía se emite vapor y gas desde una fumarola cerca de su cima. Con vistas a las aguas reflectantes del lago Taisho, los dos picos del monte Yake constituyen una vista estupenda, y entre ellos se encuentra un pequeño y encantador lago en forma de cráter. Con 2.455 metros en su punto más alto, el monte Yake está incluido con razón entre las 100 Montañas Famosas de Japón, una lista de los montes más célebres del país.