10 mejores cosas que hacer en Zermatt, Suiza

772

Si sueña con picos nevados, pueblos pintorescos y lagos encantadores, se enamorará de la compacta ciudad turística de Zermatt, bellamente escondida en los impresionantes Alpes suizos. Zermatt, uno de los destinos vacacionales más célebres de Suiza, lleva atrayendo visitantes desde el siglo XIX, y es famosa no sólo por sus impresionantes paisajes, sino también por su espíritu festivo y su ambiente familiar.

Con algunas de las pistas de mayor calidad del mundo, las actividades más populares en Zermatt son el esquí y el snowboard. En Zermatt se encuentran muchas montañas emblemáticas, como el Cervino, el Breithorn y el Rothorn, y los visitantes pueden disfrutar de una serie de atracciones turísticas interesantes, como el Museo del Cervino y el Cementerio de los Montañeros.

Ya sea para conquistar la nieve, relajarse junto a un pintoresco lago o simplemente contemplar las vistas, en Zermatt hay algo para todos.

1. Matterhorn

Matterhorn Zermatt

Icono y símbolo de Suiza en todos los aspectos, el increíblemente impresionante Matterhorn es uno de los picos más altos y reconocidos del mundo. El Matterhorn se asienta con orgullo en la frontera de Suiza e Italia, conectando los dos países a través de su elegante y casi simétrica forma piramidal.

Sirvió de inspiración para la atracción Matterhorn Bobsleds de Disneylandia, y no es de extrañar que hasta el propio Walt Disney se enamorara del Matterhorn: con sus 4.478 metros, esta montaña es majestuosa, regia y única en su género.

A menos que se considere un experto en montañismo, la mejor forma de ver el Cervino es maravillarse desde lejos, a través de miradores como el Klein Matterhorn, el Gornergrat, el Rothorn y el Sunnegga.

2. Desfiladero de Gorner

Gorner Desfiladero Zermatt

Uno no esperaría encontrar un desfiladero verde esmeralda y seductor en los fríos Alpes suizos, pero eso es exactamente lo que los visitantes encuentran cuando visitan el desfiladero del Gorner en Zermatt. Este desfiladero llevará a los visitantes a un pintoresco paseo de 15 minutos a través de intrincadas estructuras rocosas, serenas aguas azules y magníficos barrancos, mientras navegan por un desfiladero que la naturaleza ha tardado más de 220 millones de años en crear. Las escaleras de madera del desfiladero de Gorner llevarán a los visitantes a subir y bajar diferentes niveles de elevación, y los deleitarán con unas cuantas sorpresas agradables.

Para cambiar de aires, el refrescante paseo por el desfiladero del Gorner es sin duda una actividad divertida que puede disfrutar toda la familia.

3. Paraíso del Glaciar Matterhorn

Matterhorn Glacier Paradise

El Klein Matterhorn es el punto más alto de toda Europa al que se puede acceder en teleférico. Con una altura de 3.883 metros sobre el nivel del mar, el Klein Matterhorn es ideal para las familias con niños pequeños, ya que podrán contemplar fantásticas vistas del Cervino sin el esfuerzo de la subida. El Klein Matterhorn tiene más que suficiente para entretener a todo el mundo, ya que también cuenta con ventanas panorámicas interiores, restaurantes, esculturas de hielo y una sala de cine.

Conocido también como “Pequeño Cervino”, el Klein Matterhorn es también uno de los favoritos de los visitantes para esquiar y hacer snowboard de forma fiable gracias a su nieve constante durante todo el año.

4. Iglesia de San Mauricio

St Mauricio Zermatt Iglesia

Situada en el encantador pueblo de Zermatt, la iglesia de San Mauricio es una compacta y pintoresca parroquia con una historia fascinante. Con unos cimientos que se remontan al siglo XIII, la iglesia de San Mauricio ha tenido que pasar por varias transformaciones para convertirse en lo que es hoy. En 1980, se llevó a cabo una renovación completa de la iglesia para darle su impresionante interior actual.

Con un llamativo campanario, la iglesia también es conocida por tener artefactos particulares -como sus altares y su frente bautismal- incluidos en el Inventario Suizo de Bienes Culturales de Importancia Regional.

5. Unterrothorn

Zermatt Unterrothorn

Uno de los muchos picos majestuosos de Zermatt, el Unterrothorn (más conocido como “Rothorn”), impresiona tanto por sus espectaculares crestas nevadas como por el vanguardista teleférico en el que los visitantes suben a la montaña. El teleférico Blauherd-Rothorn tiene capacidad para más de 100 pasajeros y ofrece una vista de 360 grados de las épicas cumbres de Zermatt.

En Rothorn, situado a 3.103 metros sobre el nivel del mar, los visitantes pueden disfrutar de una gastronomía de primera clase, una exposición de esculturas al aire libre y un sinfín de rutas de senderismo. Sin duda, entre las montañas más altas y mejores de Zermatt, Rothorn tiene la capacidad de dejar sin aliento a cualquier visitante.

6. Breithorn

Breithorn Zermatt

El célebre Breithorn es otro de los respetados picos de Zermatt. Con varias cumbres irregulares, glaciares y un grueso manto de nieve, el Breithorn puede parecer intimidante al principio. Sin embargo, los visitantes se sentirán aliviados al descubrir que la cumbre del Breithorn es en realidad una de las escaladas más sencillas de la zona.

De hecho, al situarse a 4.164 m sobre el nivel del mar, la ascensión al Breithorn está considerada como la más fácil de subir de los cuatromiles de Zermatt. Con un tiempo de ida y vuelta de unas 3 horas, los escaladores tendrán que ir con un guía si quieren conquistar el Breithorn.

7. Museo Matterhorn

Matterhorn Zermatt Museo

Con las innumerables e impresionantes montañas que adornan el perímetro de Zermatt, el Museo del Cervino, también conocido como “Zermatlantis”, ofrece a los visitantes un descanso educativo entre la toma de montañas.

Es aquí donde los visitantes pueden ahondar en la historia de Zermatt, aprender sobre los primeros valientes escaladores que ascendieron a estas montañas y conocer cómo se desarrolló la zona de Zermatt.

Centrado especialmente en el Cervino, los aficionados podrán maravillarse con los objetos históricos y las exposiciones especiales mientras reconstruyen la historia de la cultura de montaña de Zermatt.

8. Sunnegga

Sunnegga Zermatt

Descrito como un pico “familiar”, Sunnegga es un éxito entre las familias debido a su alta accesibilidad y a las actividades que son muy adecuadas para los niños pequeños. A sólo 4,5 minutos en funicular desde el corazón del pueblo de Zermatt, los visitantes serán conducidos a través de un túnel de roca, pasando por el interior de una montaña, hasta llegar a una espectacular terraza con vistas imperdibles del Cervino.

Los más pequeños disfrutarán sin duda del parque infantil de la marmota en verano, una estación de observación de marmotas donde toda la familia podrá aprender más sobre estos entrañables animales. La temporada de sol también regalará a los visitantes opciones para recorrer senderos como el Paseo de las Flores o el Paseo de los Cinco Lagos. El ciclismo de montaña o el “kickbiking”, más popular, son otras actividades que las familias pueden disfrutar juntas.

9. Cementerio de montañeros

Montañeros Cementerio Zermatt

Aunque Zermatt está lleno de aventura y diversión, también es importante estar seguro en todo momento. Dedicado específicamente a honrar a los escaladores, el Cementerio de los Montañeros es un recordatorio aleccionador, pero necesario, de que los visitantes deben ser especialmente cuidadosos cuando navegan por estas magníficas montañas.

Disfrute de la paz y la tranquilidad en este lugar, mientras recuerda a los valientes escaladores que perdieron la vida en Zermatt. Hay unas 50 lápidas en el Cementerio de Montañeros con un conmovedor homenaje adjunto a cada una de ellas, en el que se cuentan las historias de estos valientes individuos que fallecieron haciendo lo que amaban.

10. Riffelsee

Zermatt Riffelsee

Un destino que difícilmente olvidará después de haberlo visto, Riffelsee es un lago alpino de postal que se encuentra a 2.757 metros sobre el nivel del mar. Aunque este encantador lago se encuentra discretamente alejado de las rutas de senderismo más famosas de Zermatt, sigue atrayendo a los visitantes por su impresionante reflejo de la regia montaña Matterhorn.

Este lago, que se ve mejor por la mañana temprano o al atardecer, cuando el lago está más tranquilo, es también un lugar popular para que los visitantes exploren algunas de las raras flores alpinas que lo adornan. Con sus cualidades serenas, su ambiente tranquilo y su hermoso entorno, el Riffelsee es el sueño de todo fotógrafo.