12 Mejores Cosas que Hacer en Vilnius, Lituania

154

Vilnius, la capital y ciudad más grande de Lituania, está cargada de historia, con mucho que ver y hacer para los visitantes. Situada en el sureste del país báltico, la ciudad se extiende a lo largo de las orillas del río Neris y ha atraído durante mucho tiempo a comerciantes y viajeros a sus antiguas calles. Por ello, tiene un aire muy multicultural, con influencias alemanas, polacas, rusas y, por supuesto, lituanas.

Vilnius, con sus impresionantes iglesias y catedrales, sus acogedores cafés y sus extravagantes instalaciones artísticas, cuenta con uno de los cascos antiguos mejor conservados de Europa. Aunque en su día fue conocida como “la Jerusalén del Norte”, su próspera población judía fue tristemente eliminada durante la Segunda Guerra Mundial. Lo único que queda de esta importante comunidad es una serie de atracciones turísticas históricas, lugares de interés cultural y fascinantes museos.

Hoy en día, sin embargo, es un lugar muy bonito y tranquilo, con multitud de parques y espacios verdes. Este ambiente tan agradable y relajado hace que sea una delicia explorar las cosas que hay que hacer en Vilnius.

1. Casco antiguo

Ciudad 1 Vieja

El casco antiguo de Vilnius es uno de los centros históricos más grandes y mejor conservados del norte de Europa y del Báltico. Abarcando unos 74 barrios diferentes, alberga una amplia gama de estilos arquitectónicos diferentes. Encontrará palacios barrocos y clásicos y gremios de artesanos junto a iglesias y catedrales góticas y renacentistas.

Entre los numerosos lugares de interés histórico y los hitos culturales se encuentran cafés y restaurantes que también se remontan a siglos atrás. Con numerosas caras diferentes, puede estar paseando por el complejo del castillo un minuto, la plaza de la Catedral al siguiente, antes de encontrarse en el gueto de Vilnius. Con tantas cosas que ver y hacer, el casco antiguo de Vilna es el punto culminante de cualquier viaje a la ciudad.

2. La colina de las tres cruces

Colina De Tres Cruces

La Colina de las Tres Cruces, que se eleva sobre Vilnius, ofrece brillantes vistas de 360 grados de la ciudad y sus alrededores. Aunque su punto de vista es la principal atracción, la colina y las tres cruces situadas en su cima son en realidad un importante lugar histórico y un símbolo del renacimiento del país.

Según la leyenda, en el siglo XVII se erigieron cruces de madera en la cima de la colina para conmemorar a siete frailes franciscanos que fueron decapitados aquí. Sin embargo, en los años cincuenta los soviéticos las retiraron y los monumentos actuales no se construyeron hasta 1989, cuando la Unión se estaba desmoronando. Así, las Tres Cruces pasaron a simbolizar el renacimiento de la nación. Populares entre los turistas y los lugareños, muchas personas acuden aquí por la noche para ver la puesta de sol sobre la ciudad.

3. Iglesia de Santa Ana

St Annes Iglesia

Situada a orillas del río Vilnia, la iglesia de Santa Ana es sin duda uno de los edificios más impresionantes y bellos de la ciudad. La iglesia, que data del año 1500, fue construida en estilo gótico flamígero, y esto es lo que la hace tan atractiva. Flanqueada por dos torres, entre las que se encuentra una deliciosa aguja, su elegante fachada de ladrillos rojos es realmente un espectáculo.

Si bien su interior barroco es algo sencillo en comparación, merece la pena ver su altar mayor. La hermosa iglesia de Santa Ana, uno de los monumentos más destacados de Vilnius, se encuentra a un paso de muchos de los lugares más importantes del casco antiguo.

4. Iglesia de San Pedro y San Pablo

Iglesia De San Pedro Y San Pablo

Aunque la iglesia de San Pedro y San Pablo no parece muy especial a primera vista, es una visita obligada en Vilnius. Su impresionante interior barroco presenta unos estucos espectaculares, con unas 2.000 figuras talladas de forma intrincada. Este gran número hace que la iglesia sea única en Europa.

Pintado en un blanco brillante y deslumbrante, su interior brilla ante los ojos y tiene un aspecto muy elegante y ornamentado. Entre los interminables estucos se encuentran algunos maravillosos frescos para que los disfrutes, así como un fantástico púlpito de Rucoco. Construida entre 1675 y 1704, la Iglesia de San Pedro y San Pablo ofrece un espectáculo visual con tantas esculturas y estucos para que usted pueda disfrutar.

5. Palacio de los Grandes Duques de Lituania

Palacio De Los Grandes Duques De Lituania

Este fantástico palacio, que en su día fue el centro cultural y político de la Mancomunidad Polaco-Lituana, data en realidad de 2018. Esto se debe a que el original fue destruido en 1801 después de haber permanecido en el mismo lugar desde al menos el siglo XV. Situado en el Castillo Inferior de Vilnius, el palacio reconstruido cuenta ahora con unos maravillosos salones ceremoniales de estilo barroco, gótico y renacentista, y sirve como un excelente museo.

Al explorar su recinto, podrá ver las ruinas y los restos del antiguo palacio y muchas exposiciones interesantes sobre la historia de Lituania. Con tantos artefactos maravillosos, obras de arte y arquitectura en exhibición, el palacio del Gran Duque tiene algo que interesará a todos.

6. Catedral de Vilna

Vilnius Catedral

La catedral de Vilnius, de color blanco brillante, y el hermoso campanario que la precede son uno de los principales símbolos y lugares de interés de la ciudad. Mientras que la primera catedral de madera se erigió aquí en 1387, el actual edificio neoclásico data de 1783.

Muy elegante de contemplar, es aquí, en la catedral, donde se coronaba a los Grandes Duques de Lituania. Como corresponde a una ocasión tan auspiciosa, el interior está profusamente decorado, con multitud de espléndidas obras de arte y frescos. También merece la pena explorar sus criptas y catacumbas, que albergan los restos de muchas de las figuras más famosas de la nación.

7. Museo de las Ilusiones de Vilnil

Museo Vilnil De Ilusiones

Solo inaugurado en 2016, el Museo de las Ilusiones de Vilnil es un lugar divertido y fascinante para visitar que se dedica a un campo bastante único e inusual. Como su nombre indica, el museo se ocupa de las ilusiones ópticas. Algunas de sus exposiciones interactivas son realmente alucinantes.

Recorrer sus creativas instalaciones que alteran la perspectiva, sus pinturas en 3D y sus exposiciones de realidad virtual es una experiencia genial. Además, el museo acoge cada semana increíbles espectáculos de danza con LED.

8. Puerta del Amanecer

Puerta De La Aurora

Construida entre 1503 y 1522, la hermosa Puerta del Amanecer es la única parte de la muralla de Vilnius que sigue en pie. Además de ser un importante hito histórico y cultural, la puerta es también un popular lugar de peregrinación, ya que alberga una famosa y venerada capilla del mismo nombre.

Dentro de la capilla hay un exquisito cuadro e icono de la Santísima Virgen María, y muchas personas acuden a ella para presentar sus respetos o rezar para que se produzcan milagros. Entrar en Vilnius por primera vez a través de una puerta tan monumental es realmente una forma inolvidable de empezar el viaje.

9. Universidad de Vilna

Universidad De Vilnius

La Universidad de Vilna, una de las instituciones de enseñanza superior más antiguas de toda Europa Central y el Báltico, fue fundada en el siglo XVI. A lo largo de los años se fueron añadiendo diversos edificios, patios y galerías, por lo que presenta una amplia gama de estilos arquitectónicos.

Pasear por el campus es una delicia, ya que se encuentran maravillosos elementos barrocos, clásicos y góticos. Las dos principales atracciones son su preciosa biblioteca y la iglesia de San Juan, ambas majestuosas. Aunque la universidad tenga siglos de antigüedad, todavía bulle de vida cuando los estudiantes y los turistas se reúnen en el Gran Patio.

10. Torre Gediminas

Torre De Gediminas

Con una de las mejores vistas de la ciudad, la Torre Gediminas vigila Vilnius y el río Neris desde 1409. Situada en la cima de una prominente colina, la torre es una de las únicas partes que quedan del Castillo Superior y fue reconstruida en su forma actual en 1933. La torre de ladrillo rojo de tres pisos tiene un aspecto muy característico. En el interior, hay unas fabulosas maquetas del aspecto que tenía el castillo.

Lo más destacado, sin embargo, es la impresionante vista que se puede disfrutar desde su plataforma de observación. Para llegar a la Torre de Gediminas, los visitantes pueden hacer un pequeño y encantador viaje en funicular por la ladera de la colina hasta llegar a este importante e histórico lugar de interés, que actúa como símbolo de la ciudad.

11. Estatua de Uzupis

Uzupis Estatua

Rodeado por tres lados por el río Vilnia, que lo rodea, Uzupis es el barrio más artístico y bohemio de la ciudad. Significa “más allá del río”en lituano, y la autoproclamada “república”tiene su propio aspecto, sensación e identidad. Esto está perfectamente encapsulado en la magnífica estatua que se encuentra en su corazón: el Ángel de Uzupis.

Aunque el ángel que sopla con un cuerno se erigió en honor de Zenonas Steinys, un animador local, la escultura de bronce ha pasado a representar el rejuvenecimiento y la revitalización del peculiar distrito.

12. Museo KGB

Kgb Museum 1

Rebautizado recientemente como Museo de las Ocupaciones y las Luchas por la Libertad, el Museo del KGB (como se le conoce de manera informal) ciertamente examina una parte dura, problemática y trágica de la historia del país. Situado en un enorme edificio que en su día sirvió de cuartel general del KGB en Vilna, el museo alberga un montón de espeluznantes exposiciones que documentan los 50 años de ocupación del país por parte de la Unión Soviética.

Su vasta colección incluye artefactos, fotos y las propias celdas de la prisión en las que se torturó y ejecutó a la resistencia lituana. Aunque no es para los pusilánimes, merece la pena visitar el Museo del KGB por la importante luz que arroja sobre el turbulento pasado de Lituania.