15 Mejores Cosas que Hacer en Jordania

Jordania, una mezcla de paisajes asombrosos, ruinas antiguas y escapadas al mar, le robará el corazón desde el momento en que ponga un pie en esta impresionante nación. Este país relativamente pequeño está repleto de historia y aventura. Aunque disponga de varias semanas para explorar las atracciones turísticas de Jordania, apenas rozará la superficie de lo que tiene que ofrecer.

Desde los antiguos teatros romanos hasta los ruinosos castillos de los cruzados, Jordania tiene siglos de historia que explorar. Los entusiastas de las actividades al aire libre también se verán abrumados por la gran cantidad de cosas de aventura que se pueden hacer en Jordania, ya sea bucear en el Mar Rojo o hacer senderismo por el desierto. Jordania es un país que debe añadirse a su lista de cosas por hacer y que hará las delicias de todo tipo de viajeros.

1. Petra

Petra es la atracción estrella de Jordania, y por una buena razón. Esculpida en los acantilados de arenisca, esta antigua ciudad de templos y tumbas existe desde el año 300 a.C. La ciudad fue destruida tras la dominación romana y estuvo abandonada durante siglos hasta su descubrimiento en 1812.

El Tesoro es el lugar más visitado de Petra. Tallado en la pared de la roca, este templo ornamentado de estilo griego se encuentra entre las estrechas paredes del cañón y el lecho seco del río. Fue construido originalmente como tumba del rey nabateo Aretas III. Después de maravillarse con el Tesoro, continúe su viaje hacia el desfiladero del Siq, la Calle de las Fachadas y las Tumbas Reales.

2. Ruinas de Jerash

Jerash

Jordania alberga docenas de antiguos yacimientos romanos, pero las ruinas de Jerash son fácilmente consideradas las más impresionantes. Sus imponentes murallas, sus teatros escalonados y sus altísimas columnas son algunas de las ruinas mejor conservadas fuera de Italia y ofrecen una rara visión de un mundo que data de hace más de 2.000 años.

Entre los edificios más destacados se encuentran el Arco de Adriano, el Templo de Zeus y el Templo de Artemisa. Sin embargo, lo más destacado de las Ruinas de Jerash es el inusual foro ovalado, que está revestido con 56 columnas romanas.

3. Wadi Rum

Wadi Rum

El desierto montañoso de Wadi Rum es conocido por su arena roja brillante, sus distintivos arcos dentados y, sobre todo, por su aislamiento del resto de la civilización moderna. También conocido como el Valle de la Luna, Wadi Rum parece más un planeta diferente que otra cosa.

Aproveche su viaje con un recorrido en 4×4 por las diferentes formaciones rocosas. También puede explorar el desierto en camello, que ofrece una visión única y auténtica de la vida nómada beduina.

4. Castillos del desierto

Castillos Del Desierto

En medio del seco y polvoriento desierto se encuentran algunos de los logros arquitectónicos más espectaculares de Jodan. Estos castillos del desierto son algunos de los primeros ejemplos de arte y arquitectura islámicos, muchos de los cuales se remontan al siglo VII. No son verdaderos castillos, sino que probablemente se utilizaron como centros de comercio o puestos de descanso.

Dos de los castillos más conocidos son el de Qasr Kharana y el de Qusayr Amra. En su interior, podrá recorrer las estancias y maravillarse con los mosaicos y frescos conservados que adornan las paredes de los castillos.

5. Umm Qais

Umm Qais

Retroceda en la historia y explore las ruinas conservadas de una antigua ciudad de la Decápolis. Umm Qais se llamó en su día Gadara, que fue una de las principales ciudades culturales griegas y romanas durante el auge del Imperio Romano. Al recorrer esta ciudad de casi 2.000 años de antigüedad, encontrará ruinas de tiendas, casas, templos e incluso un teatro.

Además de visitar las ruinas, podrá disfrutar de amplias vistas del Mar de Galilea y del desfiladero del río Yarmouk. En los días claros, también se pueden divisar los Altos del Golán en Siria y Tiberíades en Israel.

6. Reserva natural de Dana

Dana Reserva Natural

Explore los diversos paisajes de Jordania con una excursión a la Reserva Natural de Dana. Comenzando en el histórico pueblo de Dana, la reserva natural se extiende por la meseta de Qadisiyah hasta el desierto de Wadi Araba, atravesando cuatro zonas biogeográficas diferentes.

La Reserva Natural de Dana alberga también la mayor diversidad vegetal del país, con más de 700 especies en total. También se pueden encontrar varios mamíferos y aves raros, como el íbice de Nubia, el caracal y también el serín de Siria. La reserva natural se explora mejor a pie a través de una de las muchas rutas de senderismo.

7. Monte Nebo

Monte Nebo

Siga los pasos de Moisés mientras disfruta de una vista panorámica desde la cima del Monte Nebo. Este lugar de importancia histórica se describe en la Biblia hebrea como el lugar donde Moisés vio por primera vez la tierra prometida. Con amplias vistas del Mar Muerto, el valle del río Jordán, así como Jericó y Belén, el Monte Nebo es uno de los mayores lugares de peregrinación de toda Jordania.

En la cima de la montaña, encontrará una piedra que marca la entrada al Monte Nebo. También es un homenaje a Moisés, que muchos creen que también fue enterrado en la montaña.

8. Mapa del mosaico de Madaba

Eche un vistazo al interior de la Iglesia de San Jorge de Madaba y deléitese con el antiguo mapa de mosaicos de Madaba. Este mapa es el mosaico de suelo más antiguo conocido de la historia, que data de hace más de 1.500 años. Representa el Oriente Medio, incluida la zona entre el Líbano y Egipto, así como el Mar Muerto y el desierto de Moab.

Sin embargo, la característica más notable del mapa es su detallada representación de Jerusalén. No sólo se puede ver el contorno de la ciudad antigua, sino que también se pueden reconocer edificios como la Iglesia del Santo Sepulcro y la Puerta de Damasco.

9. Teatro romano (Ammán)

Teatro Romano

El gran Teatro Romano de Ammán es una de las estructuras romanas más emblemáticas, no sólo de Jordania, sino del mundo. Construido a principios del siglo II, el teatro tiene tres niveles y puede albergar a más de 6.000 espectadores.

En los últimos años se han realizado importantes reconstrucciones en el teatro para actualizar y modernizar sus cimientos. Por esta razón, ya no es una verdadera representación de lo que fue el teatro hace casi 2.000 años. Sin embargo, ahora se utiliza para eventos culturales y conciertos, incluido el Festival de Música Al-Balad, que se celebra cada dos años.

10. Buceo en Aqaba

Buceo Aqaba

A pesar de tener una costa pequeña, Jordania sigue siendo uno de los mejores lugares para el buceo en Oriente Medio. Situada en el Golfo de Aqaba, cerca de la punta del Mar Rojo, Aqaba cuenta con más de 25 puntos de inmersión diferentes. Los coloridos arrecifes de coral y las aguas transparentes son ideales para buceadores de todos los niveles.

Encontrará una gran variedad de vida marina al acecho bajo las olas del océano. Aunque puede encontrar tortugas, rayas y tiburones, Aqaba es en realidad conocida por sus criaturas más pequeñas. Peces rana, nudibranquios y camarones son sólo algunas de las cosas que podrá ver en su inmersión.

11. Aguas termales de Ma’in

Ma En Aguas Termales

Situadas entre Madaba y el Mar Muerto, las termas de Ma’in son la escapada perfecta tras un largo día de turismo. Sumérjase en las aguas curativas de los manantiales con las montañas de Ma’in como telón de fondo. También tendrá unas vistas impresionantes de las hermosas cascadas de Ma’in que caen por las laderas de los acantilados de la montaña.

Hay más de 63 manantiales en total, cada uno de ellos diferente en forma, tamaño y temperatura. Mientras que algunos manantiales alcanzan los 145 grados de ebullición, la mayoría de ellos rondan los 95 grados, lo que es ideal para un baño relajante. Se cree que las aguas tienen propiedades curativas y se utilizan como tratamiento para enfermedades de la piel y circulatorias, así como para problemas articulares y musculares.

12. Mar Muerto

Mar Muerto

Ningún viaje a Jordania estaría completo sin un chapuzón en el Mar Muerto. Conocido por su agua salada rica en minerales y su barro, el Mar Muerto atrae a viajeros de todo el mundo. Regálese un baño de barro nutritivo o pase el día flotando en el agua.

La playa de Ammán es también un destino estupendo para pasar un día tomando el sol y relajándose. Aunque ya no está tan aislado como antes, el Mar Muerto sigue siendo una visita que merece la pena durante su viaje a Jordania.

13. Ciudadela de Ammán

La Ciudadela De Amman

Situada en el corazón de la capital jordana, la Ciudadela de Ammán ha resistido la prueba del tiempo. Se han encontrado cerámicas y otros artefactos de la Edad de Bronce, aunque la mayor parte de la importancia de la ciudadela es posterior al año 1200 a.C.

Enclavada en la colina más alta que domina la ciudad, la ciudadela de Ammán alberga numerosos edificios de las épocas romana, bizantina y omeya. El más llamativo es el Templo de Hércules. Una mano blanca de piedra de Hércules se encuentra en las inmediaciones y es la única pieza que queda de su estatua de 40 pies.

14. Wadi Mujib

Wadi Mujib

Apodado cariñosamente el «Gran Cañón de Jordania», el Wadi Mujib es algo más que un paisaje espectacular. Se cree que este notable punto de referencia es también el lugar histórico del Valle de Arnón, que en su día separó a los amorreos de los moabitas.

El río que atraviesa el cañón desemboca en el Mar Muerto y ofrece a los visitantes una gran variedad de experiencias al aire libre. La actividad más popular es el senderismo por el Siq Trail. Esta extenuante caminata de 2,5 horas se realiza mejor con un guía y le lleva a hacer boulder por las rocas y a navegar por el río y las cascadas.

15. Castillo de Ajloun

Castillo De Ajlun

El castillo de Ajloun, situado en la cima de los montes Auf, domina el extenso valle del Jordán. Esta amplia fortaleza se construyó a finales del siglo XI para defenderse de los cruzados. Desde entonces, fue parcialmente destruida por los invasores mongoles e incluso por dos terremotos en 1837 y 1927.

Sin embargo, todavía es posible recorrer el castillo de Ajloun y ver muchas de las habitaciones y elementos que han sobrevivido. Se puede subir a la torre de vigilancia, explorar las murallas del castillo e incluso visitar el museo del lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba