17 Mejores Cosas que Hacer en Omán

En las últimas dos décadas, Omán se ha convertido en uno de los destinos más deseados de Oriente Medio. A pesar de permanecer relativamente intacto por el exceso de turismo, Omán sigue atrayendo a los entusiastas de las actividades al aire libre y a los amantes de la aventura interesados en salir de los caminos trillados.

El paisaje de Omán es especialmente destacable. No sólo encontrará valles montañosos, cañones escarpados y ondulantes dunas de arena, sino que también tendrá la oportunidad de relajarse en las playas o en los puertos de la costa. Otras cosas que hacer en Omán son los fuertes históricos y las ruinas arqueológicas. Sin duda, este lugar es uno de los países más impresionantes que visitará.

1. Arenas de Wahiba

Arenas Wahiba

El vasto y árido paisaje de Wahiba Sands se extiende hasta donde alcanza la vista. Situado en el este de Omán, este extenso desierto es fácilmente una de las atracciones más impresionantes de todo el país. Las dunas de color naranja cobrizo y amarillo dorado forman ondulaciones gigantes, algunas de las cuales pueden superar los 90 metros de altura.

Pase la noche acampando bajo las estrellas, o explore las profundidades del desierto a lomos de un camello. Si desea una experiencia más estimulante, alquile un 4×4 y recorra el desierto a su ritmo recorriendo las enormes dunas a toda velocidad.

2. Gran Mezquita del Sultán Qaboos

Sultan Qaboos Gran Mezquita

Ningún viaje a Omán estaría completo sin una visita a la magnífica Gran Mezquita del Sultán Qaboos. Construida con piedra arenisca india, alfombras tejidas de colores y lámparas de araña italianas, es una verdadera obra maestra de la arquitectura. Se construyó para albergar a 20.000 fieles, incluida una sala de oración privada para hasta 750 mujeres.

La sala de oración está abierta a los no musulmanes a determinadas horas del día. Aunque no tenga la oportunidad de pasear por el interior de la mezquita, le sorprenderá su imponente estructura, que se alza sobre la ciudad de Mascate.

3. Reserva de tortugas de Ras Al Jinz

Ras Al Jinz Reserva De Tortugas

Acérquese a algunas de las criaturas más adorables de Omán en la Reserva de Tortugas de Ras Al Jinz. Situada a sólo 15 minutos a pie de la playa, la Reserva de Tortugas de Ras Al Jinz tiene como objetivo proteger a las vulnerables tortugas que acuden a las costas para anidar.

Las tortugas rara vez se ven durante el día, por lo que la mejor oportunidad de verlas es reservar una excursión nocturna. En la Reserva de Tortugas de Ras Al Jinz se pueden ver varias especies de tortugas, como la tortuga verde, la tortuga boba, la tortuga golfina y la tortuga carey, en peligro de extinción.

4. Misfat al Abriyeen

Misfat Al Abriyeen

Situado en lo alto de las montañas de Jebel Sham se encuentra el encantador y fascinante pueblo de Misfat al Abriyeen. Al caminar por el laberinto de callejones y pasadizos empedrados, se encontrará con los famosos y exuberantes jardines de Misfat al Abriyeen, las terrazas agrícolas y las casas de arcilla.

El contraste de las verdes palmeras y los jardines con la arquitectura de barro marrón hace de este pueblo una de las atracciones más impresionantes de Omán. Es fácil perderse durante horas admirando los edificios y las vistas de este pintoresco pueblo que se puede recorrer a pie.

5. Wadi Bani Awf

Wadi Bani Awf

Para disfrutar de un paisaje espectacular, diríjase a Wadi Bani Awf, en la gobernación de Batinah del Sur, en Omán. Bani Awf, uno de los mayores wadis del país, alberga valles escarpados, aldeas rurales y aventuradas rutas de senderismo. Por no hablar de los sinuosos caminos de tierra y pasadizos, que permiten disfrutar de una estimulante experiencia off-road.

Sin embargo, lo más destacado de Wadi Bani Awf es el pintoresco Cañón de la Serpiente. Las estrechas paredes del cañón están tan cerca que puede situarse en el centro y tocar ambos lados al mismo tiempo. También encontrará piscinas de cristal y cascadas que brotan de los afloramientos rocosos del cañón.

6. Isla de Masirah

Masira

Si lo que busca es una auténtica experiencia en una isla desierta, no busque más que la escarpada isla de Masirah. Sus ventosas costas son ideales para los practicantes de kitesurf y kayak, y la tranquila ciudad de Hilf alberga encantadores cafés y casas de huéspedes. También puede relajarse en una de las muchas playas desiertas que salpican la isla.

La isla de Masirah es también un gran destino para la observación de la fauna. No sólo encontrará la mayor colonia de tortugas bobas (que se aventuran en Masirah para anidar), sino que también podrá ver delfines mulares y peces voladores.

7. Ciudad antigua de Sumhuram

Sumhuram Ciudad Vieja

La ciudad fortificada de Sumhuram es una de las atracciones arqueológicas más populares de Omán. Aunque en su día fue un importante puerto comercial para el sur de Arabia, acabó siendo abandonada y dejada en ruinas durante más de 1.500 años.

La mayor parte de la ciudad se ha reducido a unas pocas ruinas y losas de piedra caliza, aunque todavía es posible distinguir las formas de los diferentes edificios, puertas y templos. También merece la pena visitarla por las espectaculares vistas del caudaloso río Wadi Darbat desde lo alto del mirador de la montaña.

8. Cañón de Wadi Nakhr

Si le interesa la aventura al aire libre, no deje de visitar el impresionante cañón de Wadi Nakhr, el «Gran Cañón de Omán». Situado a sólo dos horas de Mascate, el Cañón de Wadi Nakhr es una vasta cadena montañosa llena de cascadas, formaciones rocosas de piedra caliza y pequeñas aldeas.Aunque hay muchas actividades que realizar -como el senderismo, la escalada de montaña y los todoterrenos 4×4- muchos visitantes simplemente vienen a admirar las vistas panorámicas. Las paredes de los acantilados pueden alcanzar los 1.500 metros de altura, lo que convierte al cañón de Wadi Nakhr en uno de los lugares más impresionantes de todo Omán.

9. Fuerte de Nakhal

Nakhal Fort

Conozca mejor la historia militar de Omán con una visita al Fuerte Nakhal. El fuerte se construyó originalmente en el siglo VII para protegerse de las tribus invasoras, aunque también sirvió de residencia a los imanes de la dinastía Wadi Bani Kharous y de la dinastía Ya’arubah.

El fuerte de Nakhal es ahora un museo. Todavía se pueden ver las puertas con pinchos y las torres que se utilizaron en los últimos siglos, además de armas, muebles tradicionales y artesanía local. Si visita el fuerte un viernes, también tendrá la oportunidad de ver el mercado semanal de cabras que tiene lugar dentro de las murallas del fuerte.

10. Khor ash Sham

Khor Ash Sham

A diferencia del resto del paisaje seco y montañoso de Omán, las brillantes aguas azules de Khor ash Sham son un espectáculo para la vista. Khor ash Sham no sólo alberga una gran abundancia de vida marina, sino que el rastro de las aldeas rurales de la costa también espera ser explorado.

Durante su viaje, también merece la pena acercarse a la isla del Telégrafo, que fue utilizada por los británicos a mediados del siglo XIX. Aunque ahora está abandonada, todavía se puede subir a la cima de las ruinas o disfrutar de la vista de pájaro sobre el Khor ash Sham.

11. Jebel Shams

Shams Jebel

El sinuoso camino hasta la cima de la montaña más alta de Omán es casi tan estimulante como la propia montaña. Mientras navega por las curvas de la carretera, tendrá unas vistas inigualables del impresionante «Gran Cañón de Omán», Wadi Ghul.

Para aprovechar al máximo su viaje, merece la pena pasar al menos una noche en Jebal Shams. Hay muchos campamentos en la cima, donde se puede pasar la noche mirando las estrellas y admirando las espectaculares vistas. Los amantes de la emoción también deberían intentar el paseo del balcón, un estrecho sendero que bordea la ladera de la montaña.

12. Wadi Bani Khalid

Wadi Bani Khalid

Enclavado entre las colinas escarpadas y las dunas de arena se encuentra un pequeño trozo de paraíso conocido como Wadi Bani Khalid. Situado a pocas horas de Mascate, este oasis oculto alberga varias piscinas de color turquesa resplandeciente, que contrastan fuertemente con los marrones y naranjas de su polvoriento y seco entorno.

Báñese en sus refrescantes aguas o explore las estrechas cuevas y cañones. Si no tiene cosquillas, también puede colgar los pies en el agua para recibir una pedicura de peces mordedores.

13. Al Ayn

Al Ayn

Aislado en medio de Al Dhahira se encuentra el yacimiento arqueológico de Al Ayn. Esta zona alberga 19 tumbas con forma de colmena, que se cree que datan del año 3100 a.C. Se pueden ver fácilmente alineadas en una fila a lo largo de la columna vertebral de la colina más alta. Cada una de estas estructuras de piedra llegó a albergar hasta 30 cuerpos diferentes en su interior, lo que supuso una impresionante proeza arquitectónica para su época.

Hay otras dos necrópolis en las cercanías, aunque Al Ayn es la mejor conservada de las tres. El yacimiento arqueológico de Bat consta de 100 tumbas, mientras que las ruinas de Al-Khutm cuentan con gigantescas torres monumentales de piedra.

14. Jebel Harim

Jebel Harim

Disfrute de las inmaculadas vistas de la cima de la montaña con un viaje por carretera hasta Jebel Harim. El pico más alto de Omán, Jebel Harim, se eleva casi 2.000 metros sobre el nivel del mar y es uno de los puntos de referencia más llamativos del país. Aunque la cima está prohibida, podrá disfrutar de unas vistas impresionantes de los valles y los peñascos mientras recorre la montaña.

Además de las amplias vistas, también pasará por los petroglifos tallados en los acantilados de la montaña. También es posible ver fósiles de moluscos, peces y almejas de hace miles de años.

15. Zoco de Muttrah

Muttrah

El vibrante y colorido zoco de Muttrah es el paraíso de los compradores. Como mercado principal de Mascate, el zoco de Muttrah está repleto de tiendas, puestos y casetas que venden todo lo que se pueda imaginar. Aunque la mayoría de las veces se trata de un mercado interior, las tiendas menos turísticas se extienden por los callejones tras el edificio.

Aunque le costará un poco de esfuerzo recorrer el laberinto de artículos, encontrará de todo, desde incienso y joyas hasta artesanía tradicional y recuerdos. No olvide regatear su compra. La mitad de la diversión de comprar en el zoco de Muttrah es poder negociar por sus valiosas posesiones.

16. Fuerte de Nizwa

Nizwa Fort

El asombroso Fuerte de Nizwa es fácilmente una de las atracciones turísticas más populares de Omán. Construido a mediados del siglo XVI, el Fuerte de Nizwa era la sede administrativa de los Imanes gobernantes. También actuaba como sistema de defensa contra las tribus y las fuerzas que intentaban entrar en la ciudad.

En el centro del fuerte se encuentra la gigantesca torre circular del tambor, a la que sólo se puede acceder por una escalera de caracol que baja al interior desde la parte superior. Puedes encontrar otras estructuras utilizadas contra posibles enemigos, como las trampas ocultas, las puertas con pinchos y un montón de túneles secretos. Una vez que pongas un pie en el interior del fuerte, verás por qué permaneció prácticamente impenetrable durante estos ataques inminentes.

17. Fuerte de Jabrin

Jabrin Fort

Este bello fuerte de Jabrin, que data de 1670, sirvió en su día para alojar al Imán Bil’arab bin Sultan. El sistema de defensa de grado militar del fuerte sigue intacto en su mayor parte, y podrá ver armamento y cañones por todo el complejo. También podrás pasear por las diferentes habitaciones y aposentos que ocupaban el imán y sus esposas.

Explore los techos intrincadamente tallados de las habitaciones, la mezquita de la azotea y la escuela de Corán, e incluso la tumba donde fue enterrado el Imam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba