5 encantadores castillos de todo el mundo

Los castillos siempre han tenido una cierta cualidad mágica. Inspiran sentimientos de romanticismo, caballerosidad y heroísmo que no se ven hoy en día. Por eso hemos encontrado cinco de los castillos más interesantes y hermosos de todo el mundo para que pueda revivir un poco de esa magia medieval.

1 El castillo de cuento de hadas – Castillo de Neuschwanstein, Baviera, Alemania

5 encantadores castillos de todo el mundo 1

Cuando se imagina un castillo, es muy probable que se imagine algo como esto. Neuschwanstein fue diseñado por el rey Luis II de Baviera (también conocido como «el rey loco Luis») en el siglo XIX como una escapada para él y un lugar en el que pudiera sumergirse en la música de Wagner, con quien estaba casi obsesionado. (Para que quede claro, es Richard Wagner el compositor clásico, no el Wagner de The X Factor).

La razón por la que probablemente veas este castillo como el «clásico» se debe a Disney; fue la inspiración de su castillo de la Bella Durmiente, que está en su logotipo de Disneylandia y es fotografiado alrededor de un millón de veces al año. A pesar de su popularidad actual -alrededor de 1,3 millones de personas lo visitan anualmente- y de su evidente belleza de cuento de hadas, no siempre fue tan popular. Hubo un rumor de que el Rey, en su búsqueda del castillo perfecto, llevó a la quiebra al estado de Baviera al utilizar dinero público para su morada privada. Por suerte, sólo era un rumor; en realidad utilizó su propio dinero para construir Neuschwanstein, y se endeudó mucho al hacerlo.

2 El castillo cortado – Mont Saint-Michel, Normandía, Francia

5 encantadores castillos de todo el mundo 2

No es estrictamente un castillo, sino una isla. Sin embargo, en los siglos VI y VII se utilizó como fortaleza romano-británica hasta que fue saqueada por los francos, por lo que en cierto modo hizo las veces de castillo y, bueno, ¡parece uno! La torre que se ve es en realidad el campanario de una iglesia y gran parte del resto es una abadía benedictina.

Lo que hace que el Monte Saint-Michel sea tan inusual es que no siempre estuvo aislado del continente. Está situado a media milla de la costa noroeste de Francia. En un principio, cuando la marea bajaba, quedaba al descubierto una calzada y, una vez que subía la marea, la isla volvía a quedar aislada. Sin embargo, en los últimos años no ha sido así. El río Couesnon, que forma un estuario alrededor de la isla, fue canalizado, reduciendo el flujo de agua y creando una acumulación de limo alrededor de la isla, haciéndola menos insular. Para tratar de evitarlo, se construyó la calzada para que dejara de ser mareal y se convirtiera en permanente. Por suerte, en 2006, el Primer Ministro francés puso en marcha el Proyecto del Monte Saint-Michel, cuyo objetivo es eliminar el cieno acumulado en la isla y suprimir la calzada, sustituyéndola por un puente. El proyecto debería estar terminado este año.

3 El castillo en una cueva – Castillo de Predjama, Karts, Eslovenia

5 encantadores castillos de todo el mundo 3

El Castillo de Predjama, o Castillo de Jama (que significa cueva) como se le conoce a veces, está situado en medio de un acantilado de piedra caliza de 123 pies, a la entrada de una cueva. No estoy seguro de cómo se construyó, pero debió de ser más difícil que la construcción de un castillo normal, aunque no tengo mucha experiencia en ese campo. Se sospecha que se construyó en el siglo XII, aunque no hay referencias escritas a él hasta el siglo XIII.

Como la mayoría de los castillos, Predjama ha tenido muchos habitantes, pero probablemente el más famoso fue un caballero llamado Erazem. Era un caballero travieso y cometió un asesinato en Viena, por lo que, para evitar el castigo, regresó a su castillo, que más tarde fue tomado por Lord Ravbar por orden del emperador austriaco. Ravbar trató de matar de hambre a Erazem, pero se sorprendió cuando éste no quiso morir. Resultó que Erazem utilizaba una red de túneles para salir a comprar comida fresca cuando nadie miraba. Ravbar consiguió finalmente despachar a Erazem cuando sobornó a un sirviente para que le avisara cuando Erazem fuera al retrete. El retrete era el único lugar del castillo que era vulnerable, así que cuando llegó el momento, el sirviente dio la señal utilizando una bandera y una bala de cañón fue disparada directamente a Erazem en su «lanzamiento» matándolo. Qué final!

4 El castillo de los pájaros – Castillo de Himeji, Himeji, Japón

5 encantadores castillos de todo el mundo 4

Ahora, cuando pienso en castillos, no pienso en Japón. Pero, en realidad, los castillos japoneses son edificios realmente hermosos que parecen mucho más obras de arte que fortalezas. El castillo de Himeji está considerado como uno de los más espectaculares y a veces se le conoce como Shirasagi-jō, que se traduce como «Castillo de las Garzas Blancas», por su exterior blanco y porque su forma parece la de un pájaro alzando el vuelo. No voy a mentir, la verdad es que no puedo verlo.

La necesidad de construir castillos en Japón surgió en el siglo XV. Fue en esa época cuando la autoridad del gobierno comenzó a debilitarse y los estados que existían en ese momento empezaron a luchar entre sí. Así que, para defenderse, se construyeron castillos en colinas y montañas.

El castillo de Himeji, como la mayoría de los edificios antiguos, tiene su propia historia de fantasmas. Y es una historia horrible. Okiku era una joven y hermosa sirvienta a la que engañaron haciéndole creer que había perdido uno de los 10 preciados platos, un crimen que se castigaba con la muerte. Se lo confesó a su patrón, que le ofreció pasar por alto el hecho si se convertía en su amante. Ella se negó y él la arrojó a un pozo para que muriera. Sin que Okiku lo supiera, su patrón, un samurái, le había tendido una trampa. El pozo sigue existiendo hoy en día, y si se escucha con atención por la noche se puede oír al fantasma de Okiku contando nueve platos, una y otra vez.

5 El castillo misterioso – Castel del Monte, Apulia, Italia

5 encantadores castillos de todo el mundo 5

El emperador romano Federico II fue el responsable de la construcción de este singular castillo en 1240, que tardó 10 años en realizarse. El castillo no tiene foso ni puente levadizo, no está cerca de una ciudad y, por desgracia, su mobiliario interior y sus decoraciones de mármol fueron saqueados hace muchos años. Esto, unido a su inusual forma, hace que la finalidad original del castillo sea objeto de acalorados debates. Algunos dicen que fue una fortaleza militar, un lugar de culto oculto o un observatorio astronómico, pero la teoría más común es que fue un pabellón de caza para Federico.

No saber por qué se construyó parece ahora irrelevante. El castillo es tan insólito y bello que se ha convertido en patrimonio mundial protegido y aparece en el reverso de la moneda italiana de un céntimo. El castillo tiene la forma de un gran octógono, con ocho torres simétricas. Tiene una sola entrada y ocho salas de tamaño y forma idénticos, cada una de las cuales parte de la anterior, lo que permite dar una vuelta completa al patio interior, que también es un octógono. Está claro que a Fred le gustan los octógonos. En la época de la construcción, un cuadrado representaba la tierra y un círculo el cielo. Así que el octógono era un cruce entre los dos, por lo que algunas personas creían que el propósito del castillo era unir los dos y practicar el ocultismo.

Ir arriba