Inicio Estados Unidos Guía de viaje de Rhode Island

Guía de viaje de Rhode Island

    Con apenas 48 millas de largo por 37 de ancho, RHODE ISLAND es el estado más pequeño de la Unión, pero tuvo una influencia desproporcionada en la vida nacional: en 1652 promulgó la primera ley contra la esclavitud en Norteamérica, y poco más de diez años después fue el primero en garantizar la libertad religiosa; en el siglo XVIII también fue testigo del inicio de la Revolución Industrial en América. En la actualidad, Rhode Island es un destino turístico de primer orden, que cuenta con casi cuatro docenas de monumentos históricos nacionales y cuatrocientos kilómetros de espectacular costa.

    Grandes lugares que visitar en Rhode Island, EE.UU.

    Más de treinta pequeñas islas componen el estado, entre ellas Hope, Despair y la mayor de la bahía, Rhode Island (también conocida por su nombre nativo americano “Aquidneck”), que da nombre al estado. La bahía de Narragansett ha sido durante mucho tiempo un factor determinante en el desarrollo económico y la importancia militar estratégica de Rhode Island, ya que el Estado del Océano se desarrolló mediante el comercio marítimo, la caza de ballenas y el contrabando, antes de pasar a la industria manufacturera en el siglo XIX. En la actualidad, los principales destinos del estado son sus dos puertos originales: la ciudad universitaria colonial de Providence, y la acomodada Newport, hogar de extravagantes mansiones que en su día pertenecieron a las familias más prominentes de Estados Unidos, y que sigue siendo un importante centro de navegación.

    WaterFire

    Durante todo el mes de noviembre, el espectacular acontecimiento de Providence conocido como WaterFire cautiva a visitantes y lugareños por igual. El encendido del Saludo a los Veteranos (normalmente el segundo fin de semana de noviembre) es uno de los mayores acontecimientos del año, con más de ochenta hogueras encendidas al atardecer a lo largo del centro del río Providence. Atendidas por una flota de embarcaciones construidas a medida y acompañadas de música inspiradora, las hogueras arden hasta pasada la medianoche, mientras los animadores y los vendedores de comida mantienen a la multitud contenta.