¿Son éstos los destinos más infravalorados de Francia?

181

A veces la gente puede ser snob cuando viaja: Sólo quieren ver los mejores destinos en las mejores ciudades. Esto es especialmente cierto cuando se trata de Francia. Claro que París es genial y Niza es bonita, pero hay muchos otros destinos en la Galia que merecen nuestro tiempo y atención. Es en estos destinos infravalorados donde verá paisajes impresionantes, pueblos pintorescos y magníficas catedrales. Quién sabe, si va allí puede contribuir a que estos destinos menos conocidos de Francia se conviertan en el próximo punto de interés turístico.

1. Avignon

Avignon

Situada a orillas del río Ródano, Aviñón tiene un casco antiguo hecho para pasear. Una de las principales atracciones son los edificios papales que se utilizaron entre 1309 y 1327, cuando los papas vivían aquí en lugar de en Roma. Unos años más tarde, un papa compró la ciudad, que permaneció bajo control eclesiástico hasta el siglo XVIII. Por supuesto, querrá ver el Palacio de los Papas y las murallas que rodean el casco antiguo. Puede pasar el tiempo en esta ciudad medieval probando las especialidades locales en Halle, un gran mercado cubierto, y luego relajarse en un crucero por el río Ródano.

2. Biarritz

Biarritz

A pocos kilómetros de España, en el corazón del País Vasco francés, Biarritz es una tranquila y elegante localidad costera. Situada en el Golfo de Vizcaya, Biarritz es apreciada por sus hermosas playas que ofrecen un excelente baño y un surf de primera clase. La playa principal, Grand Plage, se llena de gente en verano, pero también hay una larga playa para surfistas en el Boulevard du Prince de Galles, llamada Cote de Basque. A lo largo de la bahía principal se encuentra la notable formación rocosa de la ciudad, la Roca de la Virgen, que está conectada a tierra firme por un antiguo puente de hierro construido por Gustav Eiffel.

3. Colmar

Colmar

Comar no siempre ha formado parte de Francia. En ocasiones, Alsacia, donde se encuentra Colmar, ha pertenecido a Alemania. Por eso verás una arquitectura de aspecto muy germánico mezclada con la francesa. Un ejemplo de ello es la Eglise Saint-Martin, del siglo XIII, conocida por sus primeras vidrieras, varias capillas góticas y esculturas. La iglesia se encuentra en el casco antiguo de Colmar, un lugar pintoresco en el que querrá pasar tiempo. Siga las estrechas calles empedradas hasta llegar a las casas con entramado de madera y vea casas con balcones ornamentados por el camino. También puede encontrarse con estatuas que adornan las aceras.

4. Córcega

Córcega

Córcega es una isla del Mediterráneo que está más cerca de Italia que de Francia. Esto puede explicar algunas de las diferencias entre la Francia continental y la isla. Los isleños hablan primero corso y luego francés. Aunque forman parte de Francia desde hace más de 200 años, han mantenido sus antiguas costumbres. El país tiene un interior salvaje; el Parc Naturel Régional de Corse es un buen lugar para contemplar las montañas más altas de la isla, así como varias especies de animales protegidas. Además de abundante naturaleza, la “isla de la belleza”también ofrece bonitas ciudades costeras, estupendas playas y fascinantes pueblos en las cumbres.

5. Arles

Arles

Arles, ciudad provenzal de remota tranquilidad y belleza, fue el hogar del maestro Vincent van Gogh. Uno de los mayores atractivos de la ciudad son los restos de arquitectura romana que se conservan, entre los que se encuentra el Anfiteatro Romano. Esta gran arena sirve hoy en día como escenario de corridas de toros, festivales y otros eventos especiales. Otras estructuras galorromanas importantes son el Teatro Clásico, el Criptopórtico, el Obelisco y la Iglesia de Santa Trófida.

6. Nimes

Nimes

Aunque se pueden encontrar ruinas romanas por toda Francia, un buen lugar para ver las más famosas es Nimes. Tiene tantas ruinas que a veces se la llama la Roma francesa. El anfiteatro, construido en el siglo I, es la arena mejor conservada de Francia; hoy se utiliza como plaza de toros. También querrá ver la Maison Carrée, un templo romano dedicado a los hijos de Agripa. Una catedral románico-gótica ocupa el lugar de un antiguo templo romano. Un edificio moderno, diseñado por el arquitecto del siglo XX Kisho Kurokawa, tiene forma de hemiciclo que recuerda al anfiteatro.

7. Annecy

Annecy

Annecy es conocida como la “Perla de los Alpes franceses”. Cuando la visite, pronto verá por qué. La ciudad está situada en un entorno que sólo puede describirse como de una belleza impresionante. A veces se la llama la “Venecia de los Alpes”porque la atraviesan tres canales y un río. Annecy es un destino para todo el año, ya que se puede esquiar en invierno y hacer senderismo en verano. Siempre que vaya, querrá hacer un hueco para ver el Palais de l’Isle, un castillo que fue sede del gobierno de Ginebra hasta 1815. Hoy alberga un museo de historia local. El Chateau d’ Annecy fue el hogar de los condes de Ginebra durante generaciones.

8. Toulouse

Toulouse

¡Vaya! La universidad de Toulouse, fundada en 1229, cuenta con 103.000 estudiantes, pero sólo es la cuarta más grande de Francia. Tanto si viene a Toulouse para ver la universidad, seguro que le llamará la atención la singular arquitectura de la ciudad. Toulouse recibe el apodo de Ville Rose o Ciudad Rosa porque los edificios están hechos de ladrillos de terracota rosa. Mientras esté allí, quizá quiera visitar el mayor edificio románico que queda en Europa, la Basílica de San Semin. Tampoco se pierda el Canal du Midi, que atraviesa Toulouse al conectar el río Garona con el mar Mediterráneo. El canal está considerado uno de los proyectos de construcción más importantes del siglo XVII.

9. Etretat

Etretat

Puede que Inglaterra tenga los acantilados blancos de Dover, pero al otro lado del Canal de la Mancha, Francia tiene los acantilados blancos de Etretat. Estos acantilados son el principal reclamo de la fama de Etretat. Muchos artistas impresionistas, entre ellos Claude Monet, que los pintaron, les ayudaron a alcanzar este estatus. Esculpidos por el viento, el agua y la erosión, estos acantilados hacen guardia sobre el agua en Normandía. Las fuerzas de la erosión también son responsables de la creación de tres arcos a lo largo de los acantilados. Los aviadores tal vez quieran ver el lugar donde dos aviadores franceses intentaron cruzar el Atlántico sin escalas en 1927 en el White Bird.

10. Dijon

Dijon

¡Rápido! Nombra la mostaza más famosa del mundo. Si has dicho “Dijon”, pasa a la cabeza de la clase. Esta sabrosa mostaza lleva el nombre de la ciudad en la que se inventó en 1858. Pero la mostaza no es la única delicia que ofrece esta ciudad del este de Francia. Dijon tiene muchas iglesias que reflejan una variedad de estilos arquitectónicos a lo largo de los siglos, como Notre Dame de Dijon, San Filiberto, San Miguel y la Catedral de Dijon, con su cripta milenaria. Una de las cosas más singulares son los tejados de tejas vidriadas de colores dispuestos en patrones geométricos.