10 Mejores Cosas que Hacer en Churchill, Manitoba

139

Aunque Churchill es la “capital mundial del oso polar”, esta pequeña ciudad canadiense también ofrece otras innumerables oportunidades de disfrutar de la naturaleza y la vida salvaje. Situada en un lugar aislado a orillas de la bahía de Hudson, se encuentra en la desembocadura del río Churchill, rodeada de la interminable tundra ártica y de vastos bosques boreales.

Debido a la naturaleza prístina y a los diversos ecosistemas que la rodean, Churchill es uno de los mejores lugares del planeta para ver, no sólo osos polares, sino también aves y ballenas beluga. Aunque la mayoría de los visitantes vienen a ver y fotografiar su fauna y flora o la etérea aurora boreal, otras cosas estupendas que hacer en el Ártico en Churchill son los trineos tirados por perros y la construcción de iglús.

Además, el asentamiento cuenta con un puñado de atracciones turísticas históricas que ofrecen una visión fascinante de la historia, el patrimonio y la ecología únicos de Manitoba.

1. Observación de osos polares

Tundra Buggy

Dado que Churchill es la “capital mundial de los osos polares”, ninguna visita puede estar completa sin ver algunos de estos increíbles animales de cerca y en estado salvaje. Cada otoño, más de mil de los grandes osos blancos migran a lo largo de la pintoresca costa de la bahía de Hudson, ofreciendo innumerables oportunidades de verlos en excursiones en vehículos por la tundra o desde las proas de los barcos.

Aunque en verano se pueden ver algunos osos polares en Churchill y sus alrededores, la mejor época para verlos es de octubre a noviembre. Es entonces cuando empieza a formarse hielo en la bahía y la colonia se acumula alrededor del cabo Churchill, lista para salir en busca de focas. Una experiencia inolvidable, el avistamiento de osos polares es realmente la principal razón por la que la mayoría de la gente visita Churchill.

2. Museo Itsanitaq

Itsanitaq Museo

A pesar de su pequeño tamaño, el espléndido Museo Itsanitaq cuenta con una de las colecciones más antiguas e impresionantes de artefactos inuit del país. Inaugurado en 1944 por los misioneros cristianos, esta única sala alberga todo tipo de interesantes exposiciones y hallazgos arqueológicos que profundizan en la historia y la cultura de los pueblos indígenas de Canadá.

Además de tallas centenarias y kayak, encontrará armas antiguas y viejos equipos de caza, y también se exponen un buey almizclero, una morsa y un oso polar taxidermizados. Aunque estos enormes animales disecados atraen inmediatamente la atención, hay otras esculturas y tallas pequeñas pero llamativas que representan la vida cotidiana de los inuit. Además, el museo cuenta con una tienda de regalos bien surtida y se encuentra en el centro de la ciudad.

3. Avistamiento de ballenas Beluga

Ballena Beluga

Además de ser famoso por sus osos polares, Churchill también tiene la reputación de ser el mejor lugar del mundo para el avistamiento de belugas. Esto se debe a que cada año más de 3.000 de estas majestuosas criaturas se aventuran en el río Churchill para alimentarse y dar a luz junto con otras innumerables ballenas que migran a lo largo de la costa occidental de la bahía de Hudson en la misma época.

Desde mediados de junio hasta mediados de agosto, el enorme río está repleto de grupos de estas juguetonas ballenas, conocidas como los “canarios del mar”por sus melódicos chasquidos y llamadas. Los visitantes pueden hacer excursiones en barco para ver las ballenas, así como navegar en kayak, nadar e incluso bucear entre las masas de simpáticas y curiosas belugas.

4. Centro de Estudios del Norte Churchill

Churchill Northern Studies Centre

A menos de media hora en coche al este de la ciudad se encuentra el excelente Centro de Estudios del Norte de Churchill, situado en un lugar muy tranquilo y aislado. Además de actuar como un importante centro de educación e investigación, acoge a estudiantes, investigadores y turistas para que se alojen y aprendan todo sobre la historia y la ecología del Norte.

Fundada en 1976 para fomentar el conocimiento de la zona, se encuentra a lo largo de la bahía de Hudson, en el punto donde confluyen tres grandes biomas. Al visitar la estación de campo, los visitantes pueden hacer recorridos por la tundra ártica, el bosque boreal y los entornos marinos, e incluso ver osos polares en libertad. Además, también se puede ir en trineo tirado por perros, aprender a construir iglús e incluso ver la mágica aurora boreal iluminando el cielo nocturno.

5. Trineo de perros

Trineos Tirados Por Perros

Además de ser una importante tradición, medio de transporte y deporte, los trineos tirados por perros son ahora una de las actividades turísticas más populares de la ciudad.

Si quiere vivir una experiencia emocionante y llena de adrenalina cuando esté en la ciudad, no hay nada mejor que ir en trineo tirado por perros. Aunque deslizarse por el paisaje nevado que lo rodea es un momento inolvidable, en verano también se pueden hacer recorridos en trineos tirados por huskies que arrastran carros con ruedas.

Durante un par de kilómetros, los visitantes pueden sentarse, relajarse y contemplar el impresionante paisaje mientras se abrigan en la parte trasera del trineo. Además de disfrutar del paseo y de las vistas, los visitantes pueden conocer y jugar con los perros y aprender todo sobre la historia y la práctica actual de los trineos tirados por perros en Churchill.

6. Tours de auroras boreales

Auroras Boreales

Como Churchill se encuentra tan al norte y está situada justo debajo del óvalo auroral, la ciudad y sus alrededores son un lugar ideal para ver la aurora boreal. Aunque los visitantes tienen la oportunidad de ver los espectaculares remolinos de luces en casi cualquier época del año, la mejor temporada es de enero a marzo, ya que es cuando las noches son más largas y hay menos precipitaciones.

Un fenómeno natural increíble, las luces polares y sus cautivadores colores, formas y remolinos aparecen cuando hay actividad solar. Además de verlas por la ventana, también se pueden hacer excursiones por la naturaleza canadiense para ver las brillantes luces desde lugares apartados y sin luz, y alojarse en acogedoras cabañas, campings y albergues.

7. Fuerte del Príncipe de Gales

Fuerte Príncipe De Gales

Otro de los principales atractivos de la zona es el fantástico Fuerte del Príncipe de Gales, que ocupa un lugar estratégico justo al otro lado del río Churchill desde la ciudad. Sólo se puede acceder a él en barco y fue construido por la Compañía de la Bahía de Hudson en 1717 para ayudar a consolidar y proteger su control sobre el comercio de pieles.

En la actualidad, el fuerte, con forma de estrella, es una vista impactante por sus robustas fortificaciones de piedra y sus cañones centenarios. Mientras pasea por el fuerte barrido por el viento, encontrará los restos de los cuarteles y los talleres, y podrá disfrutar de unas vistas impresionantes de la bahía desde sus parapetos.

Los guías están a su disposición para enseñarle todo lo que hay que saber sobre el fascinante pasado del fuerte y cómo era la vida de los resistentes tramperos que vivían aquí.

8. El accidente de avión de Miss Piggy

Miss Piggy Plano Naufragio

A poca distancia del centro de la ciudad se encuentra el sorprendente avión Miss Piggy, que se estrelló a las afueras del aeropuerto de Churchill en 1979. Se llama así por las grandes cargas que solía llevar, su forma rotunda y el rumor de que una vez transportó un cargamento de cerdos. Merece la pena visitar los restos cubiertos de grafitis si se tiene la oportunidad.

El 13 de noviembre, el avión de carga perdió la presión del aceite en su motor izquierdo poco después de salir del aeropuerto. Al intentar realizar un aterrizaje de emergencia, el avión se estrelló contra unas rocas, justo al lado de la pista de aterrizaje. Milagrosamente, los tres miembros de la tripulación sobrevivieron. Hoy en día, los restos del avión, muy bien conservados, son una atracción muy popular y permiten tomar magníficas fotos en medio de un terreno accidentado.

9. Parque Nacional de Wapusk

Parque Nacional De Wapusk

Aunque su visita es bastante complicada, los reinos salvajes y remotos del Parque Nacional de Wapusk merecen ser explorados por sus estupendos paisajes, su naturaleza y su fauna. Situado a orillas de la bahía de Hudson, el parque se fundó en 1996 para proteger una de las zonas de anidamiento más importantes del planeta para los osos polares.

Además del bosque boreal y la interminable tundra ártica, el parque alberga el Cabo Churchill, que es el mejor lugar del mundo para ver y fotografiar osos polares en libertad. Como hay tantos en el parque, los visitantes tienen muchas posibilidades de ver a estos poderosos mamíferos si realizan una excursión en vehículo por la tundra o un viaje en helicóptero desde Churchill. Además de los osos polares, también se pueden ver zorros árticos, caribúes y lobos de vez en cuando.

10. Observación de aves

La Observación De Aves

Aunque la mayoría de la gente viene a Churchill para ver los majestuosos osos polares o las parpadeantes auroras boreales, los pintorescos alrededores de la ciudad también albergan una increíble variedad de hermosas aves. En total, se han observado más de 270 especies en las cercanías, y entre mayo y agosto es la mejor época para ver enormes bandadas anidando o migrando por la zona.

Además del búho nival y el cisne de la tundra, los visitantes pueden avistar halcones peregrinos, águilas calvas y el chorlito dorado americano, entre muchos otros. Algunos de los mejores lugares para disfrutar de la observación de aves son las orillas de la bahía de Hudson. La tundra subártica y los bosques boreales también ofrecen innumerables oportunidades. Es muy fácil observar más de un centenar de especies en pocos días.