12 Mejores Cosas que Hacer en Gante, Bélgica

Gante, que en su día fue una de las ciudades más ricas y poderosas de toda Europa, sigue mostrando con orgullo una gran cantidad de fabulosa arquitectura medieval. Esto es, en parte, lo que hace que sea tan agradable de explorar. Situada en el lugar donde se unen los ríos Leie y Escalda, su precioso centro alberga un imponente campanario con una impresionante catedral centenaria, una iglesia y un castillo que se encuentran junto a su pintoresco canal. Situada entre Bruselas, Brujas y Amberes, esta compacta ciudad suele pasar desapercibida en favor de sus vecinas, aunque esta situación ha cambiado un poco en los últimos años a medida que se han ido conociendo sus numerosos encantos. A pesar de su pequeño tamaño, hay muchas cosas que hacer en Gante, y su considerable población estudiantil le da un aire muy animado y juvenil. Con una gran cantidad de interesantes atracciones turísticas históricas y fascinantes museos que visitar, Gante no debe perderse cuando visite Bélgica.

1. Gravensteen

El Gravensteen, del siglo XII, es uno de los principales puntos de referencia de la ciudad y tiene el aspecto de un castillo. Una sólida torre del homenaje y un pabellón de entrada están protegidos por murallas, torres y un foso. Construido para albergar a los condes de Flandes, el castillo se terminó de construir en 1180, y su diseño se basa en otras fortalezas que el conde Felipe vio durante las cruzadas. Si bien sus almenas y torreones, antaño intimidantes, dan lugar a fabulosas fotos, su interior no es menos tentador. La torre del homenaje, por ejemplo, alberga algunas exposiciones interesantes e informativas sobre la historia de Gravensteen y la de los condes y condesas, mientras que los trajes de armadura y los dispositivos de tortura se encuentran aquí y allá. Situado en otro bonito lugar, a poca distancia del centro de Gante, este magnífico y antiguo castillo es uno de los monumentos históricos más importantes de la ciudad.

2. Graslei

Graslei Significa «muelle de la hierba»en inglés, y es uno de los lugares más pintorescos de la ciudad; una hilera de espléndidos edificios medievales se extiende a lo largo del muelle. Este encantador muelle, que en su día fue un bullicioso puerto, es ahora una popular atracción turística, con cafés, restaurantes y bares a lo largo de las orillas del río Leie. Graslei, que data del siglo V, está cargada de historia. Desde el muelle, se pueden dar paseos en barco por el río, aprendiendo todo sobre su cautivador pasado. Aunque es muy idílico visitarlo en cualquier época del año, Graslei cobra verdadera vida durante los diez días que duran las Fiestas de Gante, cuando se celebran multitud de actuaciones musicales y espectáculos de luz en sus orillas.

3. Catedral de San Bavón

Gravensteen

4. STAM Museo de la Ciudad de Gante

Stam Museo De La Ciudad De Gante Inaugurado en 2010, el STAM es el lugar al que debes dirigirte si estás interesado en conocer la fascinante historia de la ciudad de Gante. Ubicado en un par de fantásticos edificios antiguos que solían formar parte de un convento, el interior del museo es sorprendentemente moderno; las exposiciones interactivas se encuentran junto a pantallas multimedia y un enorme mapa aéreo de Gante, que puedes recorrer. Además de los numerosos objetos históricos y arqueológicos, los vídeos, las fotos y las proyecciones permiten conocer la vida actual de Gante, así como el aspecto que podría tener en el futuro. El galardonado Museo de la Ciudad de Gante, muy bien presentado y distribuido, no le decepcionará.

5. Patershol

Patershol Las antiguas calles adoquinadas de Patershol serpentean por un montón de encantadores edificios medievales, con acogedores cafés, restaurantes rústicos y tiendas de moda. Escondido entre el castillo de Gravensteen y el río Leie, este histórico barrio es un placer de explorar, ya que sus atmosféricas callejuelas, inalteradas durante siglos, le invitan a seguir. Patershol, que en su día fue el hogar de comerciantes y clérigos, es ahora un lugar muy popular entre los estudiantes universitarios de la ciudad y cuenta con muchos bares acogedores en los que se puede pasar una noche probando cervezas belgas.

6. Campanario y sala de telas

Campanario Con una altura de 91 metros, el campanario de Gante ofrece una vista increíble de la ciudad. Por ello, no es de extrañar que durante siglos se utilizara como torre de vigilancia. Terminado en 1380, el campanario neogótico está coronado por una veleta con forma de dragón, que se ha convertido en la mascota de la ciudad. En el camino hacia la cima se pueden ver dos versiones anteriores del famoso símbolo. Además de las majestuosas vistas, los visitantes también pueden echar un vistazo a la encantadora Sala de las Telas que está anexa al Campanario. Con una fantástica arquitectura gótica de Brabante, es en esta sala centenaria donde los mercaderes de telas comerciaban y vendían sus productos en los años 1400 y 1500.

7. Korenmarkt

Korenmarkt Situado en pleno centro de la ciudad, Korenmarkt está rodeado de algunos de los edificios más bonitos y prestigiosos de Gante. Seguramente pasará por allí al menos una o dos veces durante su estancia en la ciudad. Además de las magníficas casas antiguas que hoy en día albergan restaurantes, bares y tiendas, lo más destacado es, sin duda, la hermosa y antigua Oficina de Correos y la majestuosa Iglesia de San Nicolás. Además, la encantadora plaza adoquinada está a un paso de las pintorescas orillas del río Leie y del puente de San Miguel, que ofrece una de las mejores vistas de Gante. La plaza Korenmarkt es la plaza principal de la ciudad y está llena de vida a cualquier hora del día.

8. Puente de San Miguel

St Michaels Puente El puente de San Miguel, que atraviesa el río Leie y atraviesa el centro de la ciudad, está rodeado de edificios de gran belleza y no tiene desperdicio. Bordeado por balaustradas de hierro forjado con farolas ornamentadas en cada extremo, el puente empedrado ha sido utilizado por la gente para cruzar el río durante siglos. Desde él, se puede disfrutar de unas preciosas vistas de la hermosa orilla de Graslei, con todos sus fantásticos edificios antiguos. La iglesia de San Miguel también es una buena vista. Sin embargo, lo más destacado es la impresionante vista de las tres torres de la iglesia de San Nicolás, el campanario y la catedral de San Bavón, que se alinean ante ti. Con tantas vistas asombrosas, el Puente de San Miguel es uno de los mejores lugares para tomar una foto tras otra en toda la ciudad.

9. Vrijdagmarkt

Vrijdagmarkt Una de las principales plazas de Gante, Vrijdagmarkt, recibe su nombre del animado mercado de los viernes que se celebra aquí desde el siglo XII. La plaza está flanqueada por hermosas y antiguas casas gremiales, así como por un par de maravillosos edificios art nouveau. En su centro se encuentra una fantástica estatua de Jacob van Artevelde, un importante estadista flamenco. El mercado semanal es muy divertido, con todo tipo de puestos que venden desde artesanía local hasta frutas y verduras frescas que llenan la plaza. El Vrijdagmarkt es ideal para visitarlo a cualquier hora del día, ya que hay muchos cafés, restaurantes y bares. De todos ellos, el Dulle Griet es el más acogedor de todos. Además de su interior de aspecto hogareño y único, también encontrarás unas 350 cervezas belgas para que las pruebes.

10. Iglesia de San Nicolás

San Nicolás Iglesia La Iglesia de San Nicolás, uno de los monumentos más impresionantes e importantes de toda la ciudad, ha dominado el centro de Gante desde que se iniciaron las obras en ella a principios del siglo XIII. Pagada por la rica clase mercantil de la ciudad y por las lujosas casas gremiales, la iglesia se construyó en el estilo arquitectónico gótico escandinavo local, utilizando piedra gris azulada de la cercana Tournai. Aunque merece la pena visitar su cavernoso interior, la mejor forma de ver San Nicolás es desde fuera. Sus esbeltas torres que flanquean una magnífica nave y su imponente campanario constituyen una vista espectacular.

11. Stadhuis (Ayuntamiento)

Stadhuis Sin duda, uno de los edificios más singulares de la ciudad, el Ayuntamiento, profusamente decorado, exhibe en realidad dos estilos arquitectónicos muy distintos pero igualmente encantadores. Mientras que un lado presenta una hermosa fachada de estilo gótico tardío, el otro muestra algunos rasgos renacentistas y está adornado con elegantes columnas y pilastras. Estas dos formas contrastadas se deben a que la Stadhuis tardó mucho en construirse y a que los gustos cambiaron entretanto. El magnífico interior del ayuntamiento, que no se terminó hasta 1600 después de que se iniciaran las obras en 1519, es igual de variado. Los visitantes pueden reservar una visita de una hora de duración a sus salones finamente decorados y a sus lujosas salas señoriales. Situada en un extremo del Botermarkt, la Stadhuis se encuentra junto a la Stadshal, no muy lejos del campanario.

12. Museo de Artes Plásticas

Museo Voor Schone Kunsten Situado a un corto paseo de la estación de tren, el Museo de Bellas Artes -como se conoce en inglés- cuenta con una brillante colección de pinturas y esculturas que muestran algunos de los mejores ejemplos del arte flamenco. Desde principios del siglo XIV hasta mediados del siglo XX, su completa colección muestra obras de maestros tan reconocidos como el Bosco, Rubens, van Dyck y Magritte. Aunque la atención se centra en los artistas belgas, se pueden encontrar algunos nombres internacionales como Boudin, Manet y Tintoretto entre ellos, mientras que las exposiciones temporales se celebran regularmente en el museo. Inaugurado en 1810, el MSK es uno de los museos más antiguos de Bélgica y merece la pena visitarlo si tiene tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba