15 Las mejores cosas que hacer en Mongolia

Situada entre Rusia y China, la nación sin salida al mar de Mongolia es uno de los lugares más aventureros de Asia. Famoso por su interminable y vacía estepa, su rica cultura nómada y Genghis Khan, el vasto país pide ser explorado, con una miríada de increíbles atracciones turísticas para los visitantes.

Hogar de majestuosas montañas, pintorescas llanuras y el desolado desierto de Gobi, los paisajes maravillosamente salvajes de Mongolia son impresionantes, con yurtas remotas que se encuentran aquí y allá. Además de experimentar la hospitalidad de los nómadas, otras cosas que hacer en Mongolia son el senderismo a caballo y los paseos en camello por el espectacular paisaje.

Además, muchos festivales fascinantes ponen de relieve la rica historia, la cultura y las tradiciones consagradas de Mongolia.

1. Festival de Naadam

Festival Naadam

El Festival de Naadam, que muestra y celebra la rica historia, el patrimonio y la cultura de Mongolia, se celebra cada año en la capital del país, Ulán Bator. Se cree que son anteriores a los tiempos de Gengis Kan, y en estas festividades centenarias los atletas compiten ferozmente en el tiro con arco, las carreras de caballos y la lucha, y también tienen lugar bailes y celebraciones tradicionales.

Si bien las competiciones, muy reñidas, ponían a prueba la destreza militar de los soldados, ahora el festival conmemora y celebra la independencia del país. El colorido y el caos del Festival de Naadam, que se celebra durante la Fiesta Nacional del 11 al 13 de julio, es una de las mejores cosas que se pueden ver y hacer en Mongolia.

2. Paseo en camello por el desierto de Gobi

El Desierto De Gobi

El desierto de Gobi, la mayor región desértica de Asia, cubre una interminable extensión de paisajes sombríos pero hermosos en el sur de Mongolia. Limitada por prominentes picos, mesetas y llanuras, su cuenca alberga desde pintorescos y recónditos oasis y ríos salados hasta antiguas formaciones rocosas y espectaculares desfiladeros.

Debido a su dureza e implacabilidad -aunque sin duda seductora y atractiva-, el desierto de Gobi es emocionante de explorar: recorrer sus dunas en camello es una experiencia inolvidable. Entre sus muchos puntos destacados están los acantilados, cuevas y cañones de Yolyn Am y Dungeneegyn Am y las dunas cantantes de Khongoryn Els, todos ellos situados en el Parque Nacional de Gobi Gurvansaikhan.

3. Estancia en un Ger

Ger

Aunque es famosa por Gengis Kan y la Horda de Oro, las tradiciones nómadas de Mongolia siguen muy vivas, ya que más del 30% de su población se adhiere a este antiguo modo de vida. Por ello, seguro que se encontrará con un montón de gers o yurtas mientras viaja por las majestuosas montañas, el desierto y la estepa de Mongolia.

Alojarse en una de estas cálidas y acogedoras tiendas redondas es una forma estupenda de conocer el rico patrimonio cultural de Mongolia mientras conversa con las familias locales, prueba el té con leche y degusta deliciosa comida. Después de experimentar esta humilde hospitalidad, podrá despertarse tras una relajante noche de sueño y explorar la impresionante naturaleza que le rodea.

4. Complejo de la estatua de Gengis Khan

Genghis Khan Estatua Complejo

Situado a poco más de 50 kilómetros al este de Ulán Bator, este cautivador complejo alberga uno de los símbolos más emblemáticos de la nación: la enorme estatua ecuestre de Gengis Khan. Sentado sobre su poderoso corcel, el temible fundador del Imperio Mongol contempla la estepa circundante, dominando y definiendo el paisaje con su enorme tamaño y escala.

Fabricada en acero inoxidable brillante, la espectacular estatua se eleva hasta los 40 metros, con vistas imponentes que se pueden disfrutar desde la cabeza del caballo. Aunque sin duda es el elemento más destacado del complejo, también hay un gran museo que muestra antiguos artefactos mongoles.

5. Khongoryn Els

Khongoryn Els

Khongoryn Els, que cubre una enorme franja del Parque Nacional de Gobi Gurvansaikhan, es una vista impresionante como ninguna otra. Conocidas como las «Dunas Cantantes»por el característico sonido que hace la arena al soplar el viento, las enormes dunas alcanzan los 300 metros de altura y se extienden a lo largo de unos increíbles 100 kilómetros.

Aunque las arenas, que cambian constantemente, hacen que subir a la cima sea una tarea ardua, merece la pena: las vistas de la interminable arena que le rodea son divinas. Como los paisajes del desierto son tan fascinantes, acampar y caminar en camello entre las dunas es una de las cosas más mágicas y memorables que se pueden hacer en Mongolia.

6. Parque Nacional Khustain Nuruu

Parque Nacional Khustain Nuruu

Conocido sobre todo por ser el hogar de los maravillosos takhi salvajes y libres, una raza de caballo mongol que se creía extinguida, el Parque Nacional de Khustain Nuruu protege y preserva su hábitat natural. Creado en 1993, el parque abarca una pintoresca estepa y montañas bajas y se encuentra a unos cien kilómetros al oeste de Ulán Bator.

Debido a sus impresionantes paisajes y a sus conocidos habitantes, el parque nacional es muy popular. Muchos de los que lo visitan se alojan en gers o hacen excursiones a caballo por la naturaleza. Además de los takhi, Khustain Nuruu es el hogar de ciervos, jabalíes, linces y lobos, siendo el amanecer y el atardecer el mejor momento para verlos.

7. Termas de Tsenkher

Tsenkher Aguas Termales

Situadas entre las verdes estribaciones de las montañas Khangai, las humeantes y relajantes aguas termales de Tsenkher son conocidas desde hace tiempo por sus propiedades curativas. Situadas en la provincia de Arkhangai, las fuentes se encuentran en un lugar idílico rodeado de maravillosos bosques y colinas.

Con fama de ser las segundas más calientes de toda Mongolia, se calientan gracias a las fuentes volcánicas de las montañas cercanas. Hoy en día, los visitantes de las termas de Tsenkher pueden alojarse en los diversos complejos turísticos que salpican la región y relajarse y desconectar en piscinas exteriores, baños interiores y spas.

Además, es muy agradable practicar el senderismo y la equitación en las pintorescas colinas y valles.

8. Monasterio de Gandan

Monasterio Gandan

Uno de los monasterios más importantes e impresionantes de Mongolia, Gandan, se encuentra en el corazón de la capital del país, Ulán Bator. Construido por primera vez en 1809, ha sido reconstruido y restaurado en numerosas ocasiones a lo largo de los años, y afortunadamente ha salido indemne de las purgas religiosas de la década de 1930. El monasterio, que presenta una asombrosa arquitectura con influencias chinas, mongolas y tibetanas, alberga magníficos templos y brillantes iconos e imágenes budistas.

De las numerosas y magníficas estatuas, su imagen de Avalokitesvara, de 26,5 metros de altura y revestida de oro, es la atracción estrella. El Monasterio de Gandan, que significa «Gran Lugar de la Alegría Completa»en tibetano, es increíble de visitar. Todavía está en uso, y los monjes celebran ritos y ceremonias diarias en su recinto.

9. Tsagaan Suvarga

Tsagaan Suvarga

Situado en un lugar pintoresco y aislado del sureste del país, Tsagaan Suvarga es otro de los increíbles paisajes naturales de Mongolia. Con más de 400 metros de longitud, los escarpados acantilados alcanzan los 60 metros de altura y presentan una asombrosa gama de colores. Junto a sus capas de arcilla rojas y blancas hay tonos pastel de púrpura y naranja, mientras que el cielo azul brillante destaca deliciosamente por encima.

Llamada a menudo la «estupa blanca»por su radiante parecido con los lugares rituales de la lejanía, Tsagaan Suvarga domina imperiosamente las ululantes colinas que la rodean. Además de deleitarse con las vistas y caminar por su impresionante paisaje, los visitantes pueden acampar en el lugar y visitar los antiguos petroglifos grabados en la roca cercana.

10. Paseo a caballo en el Valle de Orkhon

Montar A Caballo En El Valle De Orkhon

Durante milenios, el valle de Orkhon fue considerado el epicentro de la vida, la cultura y el poder de la estepa, con innumerables khans y reinos originados aquí. Como tal, ahora está plagado de lugares de interés histórico y cultural: magníficos monumentos, monasterios y monumentos conmemorativos se encuentran junto a los restos de la otrora gran ciudad de Karakorum. Además, el valle cuenta con hermosos paisajes, con cascadas centelleantes y praderas llenas de flores que se divisan aquí y allá.

La zona se explora mejor a caballo. Situado casi a la perfección en el centro de Mongolia, el valle de Orkhon es un lugar fantástico para experimentar las ricas tradiciones pastorales y el modo de vida nómada del país mientras se aloja en gers y sigue los pasos de los khans.

11. Lago Khovsgol

Rodeado de majestuosas montañas, bosques y valles, el lago Khovsgol se encuentra en el extremo norte del país, en un precioso parque nacional del mismo nombre. Formado hace más de dos millones de años, es uno de los mayores lagos del país y contiene casi el 70% del suministro de agua dulce de la nación.

Conocido como la «Perla Azul de Mongolia»por sus aguas profundas y oscuras, el lago es un destino turístico cada vez más popular gracias a sus encantadores y espectaculares paisajes. Además de practicar el senderismo a lo largo de la orilla del lago y de bañarse en sus aguas, los visitantes del lago Khovsgol pueden observar la fauna y la flora en los magníficos paisajes de los alrededores.

12. Festival del Águila Dorada

Festival De Oro Águila

El Festival del Águila Dorada, que se celebra todos los años en Olgii, en el extremo occidental de Mongolia, es un espectáculo que le hará subir el ánimo. A lo largo de un fin de semana de octubre, un centenar de cazadores de águilas kazajos acuden a celebrar su herencia mediante competiciones, exhibiciones culturales y ceremonias.

Vestidos con trajes tradicionales, los cazadores compiten en varias categorías, y sus águilas se califican por su velocidad, agilidad y precisión. Además de las cacerías de infarto, también hay carreras de camellos, juegos de caballos y tiro con arco. Las águilas de Olgii, un festival fascinante como ningún otro, son ciertamente estimulantes de ver, con un montón de buenas fotos de todos los eventos y festividades.

13. Bayanzag

Bayanzag

Más conocida como los «Acantilados en llamas», Bayanzag es una parte de impresionante belleza del Parque Nacional de Gobi Gurvansaikhan, que se encuentra en el centro sur del país. El paleontólogo Roy Chapman Andrews, que excavó en la zona en la década de 1920, apodó así a estos impresionantes acantilados de arenisca por su tono rojizo.

A lo largo de los años, se han descubierto aquí varios fósiles y huevos de dinosaurio fascinantes entre sus paisajes deliciosamente desolados. Aunque no hay mucho que hacer en Bayanzag, aparte de trepar por los acantilados y contemplar el infinito vacío, los Acantilados en Llamas son un espectáculo épico, sobre todo cuando se iluminan al atardecer.

14. Monasterio de Erdene Zuu

Monasterio Erdene Zuu

El primer monasterio budista de Mongolia, Erdene Zuu, se fundó en 1585. En su apogeo, contaba con 62 templos que albergaban a más de mil monjes. Situado junto a Karakorum, la antigua capital del imperio mongol (y construido en realidad a partir de sus ruinas), el monasterio se encuentra ahora detrás de un largo muro salpicado de estupas brillantes.

Aunque sufrió la persecución y el abandono durante la época comunista, todavía hay algunas estatuas y tallas preciosas que se pueden ver, así como un puñado de impresionantes templos y salas ceremoniales.

Los visitantes de Erdene Zuu, que vuelve a ser un monasterio budista activo, pueden asistir a las ceremonias diarias y aprender más sobre la rica historia y el patrimonio del complejo en su maravilloso museo.

15. Parque Nacional de Khorgo-Terkh

Terkhiin Lago Tsagaan

Situado en la seductora y atractiva provincia de Arkhangai, en el centro de Mongolia, el Parque Nacional de Khorgo-Terkh cuenta con espléndidos escenarios y espectaculares paisajes. Centrado en torno a las reflectantes aguas del Terkhiin Tsagaan Nuur o «Gran Lago Blanco», el parque alberga interminables colinas, estepas y un gran campo volcánico.

Su otra característica destacada es el elevado monte Khorgo, de 2.240 metros de altura, un volcán inactivo con un cráter cavernoso que ofrece unas vistas extraordinarias del lago cercano desde su cima. El parque nacional es un lugar encantador para visitar, y el senderismo, la natación, la acampada y las excursiones a caballo son pasatiempos populares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba