17 Mejores Cosas que Hacer en Cuba

90

La isla más grande del Mar Caribe, Cuba, es un lugar fascinante para visitar que cuenta con una rica historia, patrimonio y cultura. Durante mucho tiempo marcada por el comunismo, Castro, el Che Guevara y la Guerra Fría, Cuba es ahora un destino cada vez más popular con una industria turística en rápida expansión.

Los visitantes de la isla y sus archipiélagos circundantes encontrarán hermosas playas, impresionantes atracciones turísticas naturales, fortalezas en ruinas y preciosas ciudades coloniales. La capital cubana, La Habana, es uno de los lugares más mágicos y con más ambiente, y ofrece algunas de las mejores cosas que hacer en Cuba, con sus emblemáticas calles llenas de edificios de colores pastel y viejos Cadillacs.

1. Jardines del Rey

Jardines Del Rey

Los Jardines del Rey, que albergan algunos de los paisajes más impresionantes del país, son un sublime conjunto de islas situadas frente a la costa norte de Cuba. El archipiélago, que comprende numerosos cayos e islas, se extiende a lo largo de más de 200 kilómetros, con aguas brillantes y coloridos arrecifes de coral.

En su mayor parte intactas y sin desarrollar, las islas son un destino turístico muy popular debido a sus hermosas playas, su naturaleza prístina y su abundante vida marina. Al ser las que albergan más hoteles y complejos turísticos, así como algunas de las playas más impresionantes, tanto Cayo Guillermo como Cayo Coco son las que más visitantes atraen; ¡incluso Ernest Hemingway pasó una vez sus vacaciones aquí!

2. Valle de Viñales

Enclavado entre la elevada Sierra de los Órganos, el exuberante y fértil Valle de Vilanes alberga algunos de los paisajes más encantadores y espectaculares de Cuba. Situado en la provincia de Pinar del Río, las pintorescas tierras de labranza y el parque nacional del valle son encantadores para recorrerlos a pie, en bicicleta o a caballo.

La exploración de cuevas y la escalada son también muy populares debido a las magníficas formaciones rocosas de mogotes y acantilados de piedra caliza que salpican la región. Entre su encantador paisaje y sus numerosas maravillas naturales se encuentran pueblos y granjas pintorescos y aislados donde los visitantes pueden alojarse.

3. Habana Vieja

Habana Vieja

El corazón histórico de la capital cubana, Habana Vieja, cuenta con una hermosa arquitectura y es el centro de la vida de la ciudad. Fundada en 1519 por los españoles, La Habana Vieja es un deleite para los sentidos, con nuevas vistas, sonidos y olores dondequiera que vaya. Mientras que algunas partes están bien conservadas y recién pintadas, otras presentan fachadas descoloridas y edificios coloniales en ruinas.

Hay muchos lugares interesantes e impresionantes, entre los que destacan la magnífica Catedral de San Cristóbal, el emblemático Capitolio Nacional y el magnífico Museo de la Revolución.

Además, sus antiguas calles y bonitas plazas cuentan con multitud de restaurantes y bares de ambiente para los visitantes, así como una serie de imponentes fortalezas y fortificaciones.

4. Punta Gorda, Cienfuegos

Punta Gorda Cienfuegos

La península de Punta Gorda es una de las zonas más bonitas y pintorescas de Cienfuegos. Este barrio de lujo, que se adentra en la bahía, cuenta con un impresionante paisaje marítimo y unas fabulosas vistas de las aguas cristalinas que lo rodean.

Sin embargo, es más conocido por la ecléctica, elegante y extravagante colección de palacios que se alinean en su paseo marítimo. Construidos por cubanos adinerados, se encuentran entre arboledas de palmeras que ondean suavemente, siendo el Palacio Azul, de color azul cielo, y el magnífico Palacio de Valle, de estilo morisco, los más destacados.

5. Plantación de tabaco de Alejandro Robaina

Alejandro Robaina Tabaco Plantación

Aunque Cuba es famosa en todo el mundo por sus puros, es la plantación de tabaco Alejandro Robaina la que se considera que produce el mejor tabaco. La plantación y sus fértiles campos se encuentran en la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental de la isla, y llevan el nombre de su antiguo propietario, que fue apodado el “Padrino del tabaco cubano”.

Visitar la pintoresca y recóndita finca es una buena manera de aprender todo lo que hay que saber sobre el producto de exportación más famoso de Cuba, con visitas que muestran cómo se cultivan las plantas y se producen los puros. Antes de partir, merece la pena comprar un poco de Robaina de Vegas como recuerdo.

6. Bahía de Cochinos

En contra de su gran fama e importancia histórica, la Bahía de Cochinos es en realidad una pequeña, pintoresca y apartada ensenada que se encuentra en la costa sur de Cuba. Famosa en todo el mundo por la fallida invasión respaldada por Estados Unidos en 1961, en la actualidad es un popular destino turístico debido a sus hermosas playas, sus interesantes monumentos históricos y su magnífico buceo.

Aunque tanto Playa Larga como Playa Girón son perfectas para relajarse en la playa, hay un par de museos y monumentos que merecen la pena visitar y que documentan los acontecimientos que rodearon la invasión de Bahía de Cochinos.

7. Casco antiguo de Trinidad

Trinidad Casco Antiguo

Situada en Sancti Spiritus, en el centro de Cuba, la pequeña ciudad de Trinidad cuenta con uno de los cascos antiguos más populares, agradables y pintorescos del país. Situada justo en el interior de la costa caribeña, con colinas onduladas a su alrededor, su fascinante lío de calles empedradas está bordeado por coloridos edificios coloniales, talleres artesanales e iglesias barrocas.

Fascinante de explorar, el centro histórico tiene un ambiente animado pero relajado, con música de salsa sonando en cada esquina. Además de disfrutar del ambiente y visitar los numerosos museos, los visitantes de Trinidad pueden hacer una excursión a la cercana Playa Ancón y a las montañas y cascadas de la Sierra del Escambray.

8. Playa del Varadero

La Playa De Varadero

Una de las playas más populares y pintorescas de Cuba, las arenas blancas y brillantes y las aguas turquesas de Varadero son un espectáculo. Con sus 20 kilómetros de playa, rodeada de hoteles, restaurantes y complejos turísticos de alto nivel, tiene todo lo que se puede desear de un destino vacacional, con una oferta gastronómica, nocturna y de ocio.

Además, se puede ir de compras, navegar, nadar y bucear. Aunque es bastante turística y puede estar abarrotada debido a su proximidad a La Habana, la playa de Varadero y su suntuoso sol, mar y arena es un trozo de paraíso que no debería perderse.

9. Presidio Modelo

Presidio Modelo

En la actualidad, el Presidio Modelo es un museo, un monumento nacional, una escuela y un centro de investigación. Construido entre 1926 y 1928 por el ex dictador cubano Gerardo Machado, sus cinco bloques circulares están situados en la Isla de la Juventud, la segunda más grande de Cuba.

Tanto Fidel Castro como su hermano Raúl estuvieron recluidos aquí en condiciones paupérrimas junto a otros muchos presos políticos destacados hasta que se cerró en 1967. La visita a este lugar ruinoso y decadente es una experiencia espeluznante y a la vez interesante al recorrer las antiguas celdas y conocer la vida de los antiguos presos.

10. Cascadas de El Nicho

El Nicho Cascadas

Enclavada en la Sierra del Escambray de la provincia de Cienfuegos, El Nicho es una impresionante serie de cascadas que se extienden a lo largo del río Hanabanilla. Escondidas entre la densa maleza y con las montañas alzándose en el fondo, las centelleantes cataratas y las relucientes pozas que se encuentran debajo son realmente una delicia.

Debido a su extraordinaria belleza, El Nicho es una popular excursión de un día desde la ciudad de Cienfuegos, con la carretera y el camino hasta las cataratas igual de pintorescos. Una vez que llegue, podrá disfrutar de las divinas vistas, nadar en las frescas piscinas y tomar una foto tras otra del espléndido paisaje.

11. Castillo de San Pedro de la Roca

Castillo De San Pedro De La Roca

El Castillo de San Pedro de la Roca, situado en lo alto de un peñasco, se encuentra en las afueras de Santiago de Cuba y vigila la entrada de la bahía. Terminado en 1700 tras décadas de trabajo, la imponente fortaleza, con sus grandes baluartes y su ciudadela, fue diseñada para proteger a la ciudad cercana de los piratas y de los saqueadores.

Desde sus imponentes murallas y torreones, en los que todavía hay cañones centenarios que miran al mar, los visitantes pueden disfrutar de unas vistas privilegiadas de los alrededores. El Castillo de San Pedro de la Roca, actualmente un popular destino turístico, está considerado como uno de los mejores y más bien conservados ejemplos de arquitectura militar hispanoamericana en el Caribe.

12. Parque Nacional Alejandro de Humboldt

Alejandro De Humboldt

El Parque Nacional Alejandro de Humboldt, que alberga algunos de los paisajes más diversos, encantadores y espectaculares del Caribe, es un sueño para los amantes de la naturaleza. Llamado así por el famoso naturalista, explorador y científico alemán que visitó la isla en 1800, el parque se encuentra en el extremo oriental del país y protege una flora y fauna fantásticas.

Dentro de sus confines montañosos, se pueden encontrar bosques vírgenes, manglares y lagunas, con bandadas de pájaros de vivos colores revoloteando por encima. Pasear por las pintorescas rutas de senderismo que serpentean por la naturaleza virgen es la mejor manera de ver de cerca sus especies endémicas y sus asombrosos ecosistemas.

13. Coches clásicos americanos

Coches Americanos Clásicos

Antaño uno de los mayores importadores de coches americanos en América, la Revolución Cubana de 1959 y el posterior embargo y la Guerra Fría hicieron que ni un solo tornillo o pieza de recambio cruzara el Estrecho de Florida. Como eran imprescindibles para el transporte diario, los cubanos mantuvieron con ingenio sus viejos coches en funcionamiento, reparándolos con lo que tenían a mano.

A día de hoy, todavía se pueden ver miles de coches americanos clásicos por toda la isla. Dar una vuelta por La Habana en uno de ellos es una experiencia cubana por excelencia. Estos coloridos coches de época de los años 40 y 50 permiten hacer unas fotos fabulosas, y los impresionantes paisajes urbanos de La Habana no serían lo mismo sin ellos.

14. Playa Paraíso

Playa Paraíso

Rodeada por las brillantes aguas del mar Caribe, la pequeña isla turística de Cayo Largo del Sur alberga uno de los lugares más espectaculares de Cuba: Playa Paraíso. Dotada de arenas blancas y brillantes aguas turquesas, suele figurar entre las playas más bellas del mundo.

Sus arenas, deliciosamente vírgenes y sin desarrollar, son perfectas para descansar, y en sus cálidas aguas se puede nadar y bucear. Además de sus bares, restaurantes y hoteles, los visitantes pueden pasar por la hermosa Playa Sirena, que se encuentra en las cercanías.

15. Isla de Cayo Saetia

Cayo Saetía Isla

Conectada a tierra firme por un pequeño puente, Cayo Saetia es una pequeña y encantadora isla que alberga el parque nacional del mismo nombre. Situado en la provincia de Holguín, en el sureste de Cuba, la antigua reserva de caza del gobierno protege ahora a los animales exóticos, con camellos, cebras y avestruces, junto con búfalos de agua y ciervos.

El cayo, bordeado de calas solitarias y playas escondidas, está cubierto de llanuras cubiertas de hierba, bosques frondosos e intrigantes pantanos. Los visitantes de Cayo Saetia pueden alojarse en su único complejo turístico y realizar safaris en jeep por el monte o la playa. Las excursiones en catamarán y helicóptero sólo están disponibles desde la ciudad turística de Guardalavaca.

16. El malecón de La Habana

Malecón

El Malecón, que se extiende a lo largo de siete kilómetros por el precioso paseo marítimo de La Habana, es uno de los lugares más destacados de la ciudad. Repleto de vida, el ajetreado paseo y bulevar pasa por diferentes barrios. Los edificios antiguos, encantadores pero decadentes, y los Cadillacs y Chevrolets clásicos están dondequiera que se mire.

Lugar de encuentro popular para lugareños y turistas, el Malecón tiene un aire mágico y romántico, sobre todo al atardecer, cuando sus fachadas desvanecidas se bañan en la suave luz. En sus encantadores edificios neoclásicos y art decó se encuentran animados bares y cafés, mientras que pescadores, familias y animadores callejeros se reúnen a lo largo del paseo marítimo.

17. Camagüey colonial

Situada en el centro del país, la tercera ciudad más grande de Cuba, Camagüey, cuenta con un centro colonial de una belleza desgarradora. Reconstruido y rediseñado como un laberinto para confundir a los atacantes tras el saqueo de la ciudad en el siglo XVII, su laberinto de calles es una delicia para explorar.

Sus bonitas plazas y estrechas y sinuosas calles están flanqueadas por encantadores edificios de color pastel, con brillantes iglesias barrocas, excelentes galerías de arte y atmosféricos restaurantes y bares. También exhibe una arquitectura sorprendente, con creaciones de la época colonial junto a edificios más modernos de estilo Art Decó y Art Nouveau.