Guía de viaje de Suecia 2

Guía de viaje de Suecia

Guía de viaje de Suecia 3

Lagos cristalinos, vastos bosques y tal vez un vistazo a la aurora boreal.

La mera mención de Suecia evoca imágenes resonantes: picos nevados, renos deambulando en bosques de un verde intenso y la luz del sol de medianoche durante las 24 horas del día. Pero más allá de los nombres familiares de ABBA, IKEA y Volvo, Suecia es relativamente desconocida. El mayor de los países escandinavos, con una superficie que duplica la de Gran Bretaña (y aproximadamente la de California), pero con una población de apenas nueve millones de habitantes, Suecia tiene espacio para todos: el campo cuenta con bosques de pinos, abedules y abetos hasta donde alcanza la vista y lagos cristalinos perfectos para un chapuzón en una tarde de verano, por no mencionar posiblemente el aire más puro que jamás hayas respirado. Las costas del sur y del oeste del país, por su parte, cuentan con algunas de las playas más exquisitas de Europa, sin multitudes

En general, Suecia es un lugar despreocupado donde la vida es relajada. De hecho, la actitud liberal y abierta de los suecos en prácticamente todos los aspectos de la vida es sin duda una de sus cualidades más envidiables, ya que generalmente se deja a la gente hacer lo suyo, siempre que no afecte a los derechos y libertades de los demás. En Suecia, los derechos van de la mano de los deberes, y hay un fuerte sentido de obligación cívica (cuenta las pocas veces que ves a la gente tirando basura, por ejemplo), lo que a su vez hace que la sociedad sea completa y estable. Muchas de las piedras angulares del estado de bienestar sueco, como las tremendamente generosas prestaciones y los beneficios de la atención sanitaria, que los suecos todavía aprecian hoy en día, se establecieron durante cuarenta años de gobierno ininterrumpido de los socialdemócratas.

Sin embargo, a lo largo de los años, los extranjeros han confundido de alguna manera la actitud abierta de los suecos hacia la sociedad, incluyendo la desnudez y la sexualidad, con el sexo. Contrariamente a la creencia popular, Suecia no está poblada únicamente de gente que espera cualquier oportunidad para quitarse la ropa y hacer el amor apasionadamente bajo el sol de medianoche. Sin embargo, es un país fundado en la honestidad y la franqueza, dos de las cualidades más refrescantes de Suecia.