Guía de viaje de Charleston | Visitar Charleston

96

Charleston, la bienvenida intemporal del Sur

Hay pocas ciudades sureñas que hayan podido resistir el continuo cataclismo de acontecimientos que la historia les ha reservado, a partir de la Guerra de Secesión (o menos prosaicamente la Guerra Civil, como la llaman los estadounidenses). Mi favorita entre estas raras perlas que han permanecido vivas y, sobre todo, son capaces de mantener intactos su carácter y su encanto, es sin duda Charleston, en Carolina del Sur.

Guía e información para visitar Charleston

Cómo llegar a Charleston

Charleston tiene su propio aeropuerto internacional situado muy cerca de la ciudad, a unos 25-30 minutos en coche: puedes llegar a Charleston desde muchos destinos estadounidenses y canadienses. También puedes llegar a los aeropuertos relativamente cercanos de Savannah , Charlotte o Atlanta, algunos de los más importantes del sur, que cuentan con conexiones a todo el mundo. Desde aquí será posible llegar a la ciudad, en autobús, que generalmente tiene precios ventajosos, o alquilando un coche.

Particularmente desde Savannah salen todos los días autobuses de la Greyhound para la ciudad con precios que rondan los 25-30$, esto representa seguramente la mejor opción. Desde Atlanta los precios son ligeramente superiores, unos 40$. Desde Charlotte también puedes utilizar el amtrack con precios mucho más elevados. El viaje en tren cuesta unos 90$, frente a los 40-60$ del autobús.

Si vienes en coche, lo más cómodo es utilizar Google Maps para poder elegir fácilmente la ruta más rápida. Algunas carreteras, como la I-95 que conecta todas las grandes ciudades de la Costa Este con Florida, pueden estar realmente congestionadas, especialmente cuando se acercan las Navidades o las vacaciones de primavera.

El clima de Charleston: cuándo ir

La mejor época para visitar Charleston es la primavera, ya que las temperaturas son estupendas para recorrer la ciudad, especialmente si lo haces a pie. Aunque durante el verano las temperaturas nunca superan los 30° y rara vez alcanzan picos de 34°, el calor es especialmente húmedo e incómodo. Los inviernos nunca son especialmente fríos y las lluvias se concentran en los meses de agosto, septiembre y octubre, aunque se producen con frecuencia a lo largo del año.

Dónde alojarse en Charleston

Lo más conveniente es, sin duda, alojarse en un hotel del centro. Por lo general, los precios son bastante bajos, dependiendo claramente del periodo en el que visites la ciudad. Me alojé en el Meeting Street Inn, situado en la bahía a pocos pasos de las principales atracciones.

Guía de viaje de Charleston | Visitar Charleston 3

Guía e información para visitar Charleston

Charleston se fundó en 1670, y se llamó así en honor al soberano inglés de la época. No tuvo una vida fácil al principio debido a su espléndida posición, en una hermosa bahía, que la hacía especialmente atractiva para los españoles y los franceses, que se disputaban el derecho de los ingleses a fundar colonias en esa zona, y también para los piratas, incluido el famoso Barbanegra, un personaje real que tenía su base en los Outer Banks, justo al norte, por no hablar de los vanos intentos de los nativos de hacer retroceder al invasor. Consiguió sobrevivir y prosperar, convirtiéndose en uno de los centros de clasificación de esclavos más importantes de Estados Unidos.

Paseando por el centro de Charleston: una ciudad a escala humana

Debido a su pequeño tamaño, puedes visitar el centro de Charleston a pie. Un paseo por las calles de la ciudad es un recuerdo de su glorioso pasado. No hay nada mejor que pasear por las calles de la ciudad, observando con tranquilidad y atención todos los edificios, vistas y panoramas, en el aire aún se puede sentir la historia, y los acontecimientos de la colonia fundada a finales del 600. En primer lugar, la elegante King Street, la calle principal de Charleston y corazón palpitante de la bahía, repleta de tiendas y anticuarios.

Las casas históricas de Charleston

Aún más representativas del pasado triunfal de la ciudad son las mansiones coloniales que aún se alzan majestuosas en la ciudad, como la Casa Edmondston-Alston. La mansión está situada justo en la bahía, en el 21 de East Battery. Pagando una entrada de 12 $ (para adultos, precio reducido para estudiantes y niños de 8 $) puedes visitar el interior de la majestuosa mansión de 1800 y echar un vistazo a la vida en Charleston antes de la Secesión. Pero ésta es sólo una de las muchas otras mansiones que salpican la encantadora ciudad de Carolina del Sur, basta con mirar hacia arriba mientras se pasea por el centro para admirarlas desde el exterior, perfectamente restauradas.

Guía de viaje de Charleston | Visitar Charleston 4

En las plantaciones de Carolina del Sur

Otros grandes testigos de la historia de Charleston son las plantaciones que aún se mantienen en pie alrededor de la ciudad. ¿La más pintoresca? Sin duda, Middleton Place, un espléndido con un jardín encantado que se apoya en las tranquilas aguas del río Ashley y deleita a los visitantes con sus vistas de cuento de hadas. Un poco más lejos se encuentra Drayton Hall, aún más antigua.

Plantación Magnolia

La Plantación Magnolia es una de las mansiones más antiguas y bellas de Carolina del Sur, construida por la familia Drayton a finales del siglo XVII. El jardín está considerado como uno de los más bellos de América gracias a su exuberante flora y a la presencia de encantadores estanques y pantanos. Con una impresionante extensión de 464 acres, está salpicada de puentes y vías fluviales. Hermoso es el Lago de los Cipreses, una pequeña extensión de agua rodeada de cipreses. La Plantación Magnolia es el lugar perfecto para jóvenes y mayores, donde puedes encontrar cocodrilos, árboles tropicales, flores fragantes y mucha paz.

Waterfront

Un relajante paseo por el Waterfront, el espectacular y bien cuidado paseo marítimo de Charleston, es imprescindible. A lo lejos puedes ver los barcos de la US Navy en Patriots Point, donde estas damas de los mares están ahora ancladas para la eternidad, pero siempre dispuestas a ofrecer a los visitantes su gran experiencia adquirida en los mares de todo el mundo.

Fuerte Sumter: el fuerte símbolo de la Guerra de Secesión

Una visita a Charleston no está completa sin hacer una peregrinación a sus fuertes históricos, controlados y mantenidos por el Servicio de Parques Nacionales: Fuerte Sumter. Situado justo en el centro de la bahía y al que sólo se puede llegar en barco, es el lugar donde se efectuaron los primeros disparos de artillería de la Guerra Civil y, por tanto, representa, especialmente para las personas nacidas en el sur, un lugar sagrado, que hay que visitar al menos una vez en la vida. Otro fuerte que hay que visitar es Fort Moultrie, escenario de una importante batalla de la Guerra de la Independencia contra Inglaterra, unos 90 años antes de los acontecimientos de Fort Sumter.

Dónde comer en Charleston

La cocina de Charleston no decepciona. Hay varias opciones que la ciudad ofrece para tus comidas y cenas. Desde el marisco más fresco de la bahía hasta los mejores filetes de EE.UU., desde las clásicas hamburguesas hasta la económica comida de charcutería, la oferta es muy amplia. No hay que perderse la cocina local del Sur profundo. Estos son algunos de los restaurantes que probé: Brown Dog Deli: perfecto para el almuerzo, esta pequeña charcutería ofrece estupendos sándwiches y ensaladas. Espectacular es el Southern Charm, un sándwich de cerdo desmenuzado con tomates verdes fritos. Poogan’s Smokehouse: (188 E Bay St, Charleston) asador situado en el lado este de la bahía. 167 Raw: (289 E Bay St, Charleston) Pescado de todo tipo a precios bastante razonables. Ostras y gambas de primera calidad. Breizh Pan Crepes: (39 George St, Charleston) Excelentes crepes salados. Perfecto para el desayuno