17 Mejores Cosas que Hacer en Chile

153

Este delgado y estrecho país que serpentea por la costa de Sudamérica es fácilmente uno de los lugares más diversos del continente. Los volcanes de lava, las playas bañadas por el sol y los enormes glaciares son sólo algunos de los paisajes extremos que encontrarás en Chile. Si quieres pasar algún tiempo al aire libre, te sorprenderá la cantidad de cosas que puedes hacer en Chile. Chile es un destino excelente para practicar senderismo, surf, parapente y natación. No importa lo que le interese ver, la impresionante belleza natural de este prístino país le garantizará una impresión duradera.

1. Parque Nacional Torres del Paine

Torres Del Paine Parque Nacional Con lagos cristalinos, montañas nevadas y glaciares helados, es fácil ver por qué el Parque Nacional Torres del Paine es una de las atracciones más visitadas de Chile. Aunque necesitarás varias semanas para explorar todo lo que ofrece el parque, vale la pena elegir algunos de sus lugares más notables para visitar durante tu viaje. Camine por los espesos bosques del Valle Francés, navegue en kayak por las aguas azules y brillantes del Río Serrano, o pique en el hielo a lo largo del Glaciar Grey. Incluso puede pasear tranquilamente por los senderos mientras admira las características reconocibles del parque: los imponentes picos de granito de las montañas del Paine.

2. Valparaíso

Valparaiso Como una de las ciudades más pintorescas de Chile, Valparaíso es conocida cariñosamente como la “Joya del Pacífico”. Esta ciudad portuaria está repleta de casas de vivos colores, galerías de arte y sinuosas calles empedradas. En Valparaíso se encuentran algunos de los lugares más influyentes del país, como la primera biblioteca, el periódico en español más antiguo e incluso la bolsa de valores más antigua. Otras atracciones son la bulliciosa Plaza Sotomayor y el famoso museo de Pablo Neruda. También puede dar un paseo en el funicular de la Artillería, que ofrece unas vistas espectaculares de toda la ciudad.

3. Estatuas de piedra Moai

Moai Estatuas De Piedra Las estatuas de piedra de los moáis de la Isla de Pascua podrían ser algunas de las figuras más reconocidas del mundo. Hay más de 1.000 estatuas de piedra volcánica repartidas por toda la isla, que fueron talladas por el pueblo rapanui hace más de 600 años. Los torsos de algunas de las estatuas están parcialmente enterrados, lo que significa que sólo se pueden ver las cabezas que asoman por la superficie. Aunque la Isla de Pascua se encuentra técnicamente en la Polinesia, fue anexionada a Chile a finales del siglo XIX. Está a seis horas de vuelo desde Santiago, lo que significa que no es el lugar más fácil (ni más barato) para llegar si se viaja por el continente. Pero si tiene tiempo y medios, es una escapada que merece la pena y que puede tachar de su lista de deseos.

4. Iglesias de Chiloé

Isla De Chiloé A lo largo de la costa de Chile hay 70 iglesias conocidas como las Iglesias de Chiloé. Muchas de ellas fueron construidas por los jesuitas, que llegaron desde España en los siglos XVIII y XIX. Pero, a diferencia de la arquitectura tradicional europea, estas iglesias se construyeron con madera. Sin embargo, las iglesias de Chiloé siguen siendo ejemplos prístinos de la influencia europea en América Latina. Aunque no tenga suficiente tiempo para visitar cada una de las iglesias, hay algunas que no debería perderse. La Iglesia de Quinchao es una de las más grandes de la zona. También debe planear visitar la Iglesia de San Francisco, de color amarillo brillante, y la Iglesia de Tenaún, de tres picos.

5. Surf en Pichilemu

Pichilemu La pintoresca ciudad playera de Pichilemu es un paraíso para los surfistas. Si bien el agua no es tan cálida como en otras partes del mundo, las olas son ideales para los surfistas de todos los niveles. Si es la primera vez que te subes a una tabla, puedes considerar aprender en la Playa Principal de Pichilemu. Las olas tranquilas y poco profundas y la abundancia de socorristas la convierten en un lugar ideal para aprender a surfear. Los surfistas más avanzados querrán montar las olas de Infernillo o Punta de Lobos. Aquí, las olas pueden alcanzar los 15 metros de altura.

6. Isla Robinson Crusoe

Robinson Crusoe Island Situada frente a la brillante costa chilena se encuentra la remota isla Robinson Crusoe. Es la segunda isla más grande de las Islas Juan Fernández, aunque sólo hay unos pocos cientos de habitantes. Ha permanecido relativamente intacta por el turismo, excepto por los buceadores interesados en explorar el naufragio de la Primera Guerra Mundial frente a la costa. La isla de Robinson Crusoe es conocida sobre todo por ser la que inspiró la novela de Daniel Defoe, Robinson Crusoe. Aunque el libro está ambientado en el Caribe, se cree que está escrito sobre Alexander Selkirk, que estuvo abandonado en la isla de Robinson Crusoe de 1704 a 1709.

7. Senderismo Volcán Villarrica

Volcan Villarica El senderismo por el Volcán Villarrica no es para los débiles de corazón. Es uno de los volcanes más activos de toda Sudamérica, cuya última erupción se produjo en 2015. Si estás preparado para el desafío, la caminata hasta la cumbre será una de las actividades más memorables que jamás hayas experimentado. De principio a fin, se tarda aproximadamente nueve horas en completar la caminata. La caminata helada hasta la cima puede ser muy empinada y requiere crampones, picos de hielo e incluso máscaras de gas (para protegerse de los gases sulfúricos).

8. Parque Nacional Lauca

Parque Nacional Lauca La belleza intacta del Parque Nacional Lauca es una aventura que merece la pena para quienes visitan Chile. Situado en la cordillera de los Andes, en el norte, sigue atrayendo a los visitantes que buscan explorar el paisaje diverso y escarpado de la naturaleza chilena. No sólo estarás rodeado de volcanes nevados y lagos de color azul cobalto, sino que también podrás ver una gran variedad de fauna. Alpacas, flamencos y más de 130 especies de aves diferentes recorren el extenso Parque Nacional Lauca.

9. Géiseres del Tatio

Géiseres Del Tatio Los campos geotérmicos de Géiseres del Tatio son un burbujeante punto caliente situado al pie de varios estratovolcanes. Siendo el mayor campo de géiseres del hemisferio sur, Géiseres del Tatio cuenta con más de 60 géiseres diferentes y más de 300 fuentes termales distintas. Aunque la mayoría de las fuentes de los géiseres se disparan a un metro o metro y medio, algunas pueden superar los 10 metros de altura. Después de un día de caminata por los campos volcánicos, disfrute de un relajante baño en uno de los manantiales. Aunque algunos manantiales están demasiado calientes para acercarse a ellos, hay algunos que tienen la temperatura ideal para un jacuzzi.

10. Glaciar de San Rafael

Laguna San Rafael El glaciar San Rafael es uno de los mayores casquetes de hielo de todo el campo de hielo de la Patagonia Norte. A diferencia de otros glaciares, el Glaciar San Rafael está rodeado de exuberantes selvas verdes, lo que crea un inusual telón de fondo frente a los colores azulados del hielo. Sólo se puede acceder a él por agua, lo que significa que tendrá que planificar con antelación si quiere visitarlo. Sin embargo, muchos científicos creen que podría desaparecer por completo en pocos años, así que lo mejor es visitar el glaciar San Rafael tan pronto como pueda.

11. Parapente en Iquique

Parapente En Iquique La ciudad costera de Iquique se considera uno de los mejores destinos de parapente del mundo. Con kilómetros de costa y vistas incomparables del océano, el paisaje natural de Iquique es impresionante por sí mismo. Pero cuando estás flotando a cientos de metros en el aire, es sorprendentemente aún más hermoso que desde las costas. Encontrarás varias empresas de parapente repartidas por la ciudad. Ya sea tu primera o 50ª vez, nunca te aburrirás mientras vuelas en parapente por Chile.

12. Isla Magdalena

Isla Magdalena ¡Venga a Isla Magdalena y visite a algunos de los residentes más adorables de Chile! Esta pequeña isla es el hogar de la colonia de pingüinos de Magallanes; las aves vienen a anidar en las costas durante la temporada de cría. Entre septiembre y marzo, podrás ver más de 120.000 pingüinos (muchos de los cuales son increíblemente amigables con los humanos). Aunque no puede tocarlos, hay una pasarela designada que le lleva alrededor de su hábitat natural. Aunque debe mantener las distancias, podrá sacar unas cuantas fotos épicas de estas curiosas criaturas que se contonean.

13. Valle de la Luna

Valle De La Luna El impresionante Valle de la Luna parece como si estuvieras caminando por la superficie de otro planeta. Este paisaje lunar se encuentra en el corazón del desierto de Atacama y está compuesto por dunas gigantes, montañas irregulares y formaciones rocosas únicas. Para disfrutar de unas vistas espectaculares del Valle de la Luna, asegúrese de quedarse para la puesta de sol. Cuando el sol desaparece tras el telón de fondo montañoso, el cielo se pinta de brillantes tonos de naranja, rosa y púrpura.

14. Cerro San Cristóbal

Cerro De San Cristóbal Dominando el horizonte de Santiago está el Cerro San Cristóbal, uno de los hitos naturales más reconocibles de Chile. Nombrado en honor a San Cristóbal, este cerro arbolado cuenta con algunas de las mejores vistas de toda la ciudad. Desde su cima, podrás contemplar las bulliciosas calles de Santiago. Se tarda 45 minutos en llegar a la cima de la colina. También hay un teleférico que te lleva a la cima. Además de disfrutar de las amplias vistas, puedes dar un paseo por el Parque Metropolitano de Santiago o darte un chapuzón en una de las dos piscinas exteriores.

15. Observatorio de Mamalluca

Observatorio Mamalluca Realiza un viaje lleno de estrellas a través de diferentes galaxias, planetas y constelaciones con un fascinante recorrido por el Observatorio de Mamalluca. El observatorio está ubicado en lo alto de las montañas de la Región de Coquimbo, donde está protegido de la ruidosa contaminación lumínica de la ciudad. Las óptimas condiciones del cielo permiten ver más allá de nuestro planeta. Observa de cerca los anillos de Saturno, o mira los cráteres y grietas de la Luna. También podrás ver la nebulosa Omega, situada a 6.000 años luz de la Tierra. Los expertos guías del observatorio hacen un gran trabajo explicando las diferentes características astronómicas.