10 Mejores Lugares para Visitar en Chiapas, México

235

El estado más meridional de México, Chiapas, es una hermosa tierra de contrastes. Las ruinas mayas en ruinas se encuentran junto a encantadoras ciudades coloniales, y las montañas cubiertas de selva tropical dan paso a épicas vistas naturales como la resplandeciente Laguna Miramar y los desniveles que desafían a la muerte del Cañón del Sumidero.

Hay mucho que descubrir, y la rica herencia y cultura indígena de la región brilla allá donde vaya. Ya sean los increíbles yacimientos arqueológicos de Palenque y Yaxchilán o la asombrosa naturaleza del Parque Nacional de las Lagunas de Montebello y las Cascadas de Agua Azul, Chiapas no le decepcionará. Hay mucho que hacer, pero aquí están los mejores lugares para visitar en Chiapas.

Mapa de Chiapas, México

1. Palenque

La zona arqueológica de Palenque, que alberga algunos de los mejores ejemplos de tallas, esculturas y arquitectura mayas, es fascinante de explorar, y no en vano es una de las atracciones turísticas más populares del estado.

Los templos y pirámides en ruinas, que surgen de la densa selva, son absolutamente impresionantes. Pasear entre los enormes edificios que se elevan sobre ti te hace sentir como si hubieras retrocedido en el tiempo.

Gracias a las hermosas tallas que aún se pueden ver grabadas en la piedra, se sabe mucho sobre el lugar, por lo que merece la pena contratar un guía turístico que le lleve por los alrededores. Con los gritos de los monos aulladores resonando en la selva y los loros de vivos colores volando por encima, visitar Palenque y explorar las ruinas mayas promete ser un recuerdo que se le quedará grabado para toda la vida.

2. Bonampak

Bonampak

Debido a su remota ubicación entre interminables franjas de densa selva, Bonampak no fue redescubierta por el mundo exterior hasta 1946, y vaya descubrimiento. Con sus magníficos murales y frescos que muestran épicas y espeluznantes escenas de guerra y sacrificios humanos, el antiguo yacimiento arqueológico maya es fascinante de explorar, con multitud de edificios y templos bien conservados.

Aunque se tarda bastante en llegar al lugar, los visitantes verán recompensado su esfuerzo, ya que probablemente tendrán las increíbles ruinas de Bonampak casi para ellos solos.

3. San Cristóbal de las Casas

San Cristóbal De Las Casas

Llena de increíble arquitectura colonial, calles empedradas y animados mercados callejeros, la encantadora San Cristóbal de las Casas es una ciudad encantadora para visitar. Su bello emplazamiento en un valle rodeado de colinas no hace más que aumentar su pintoresco aspecto y sensación.

Aunque merece la pena visitar sus numerosas y hermosas iglesias y plazas, mucha gente acude a San Cristóbal para aprender más sobre las ricas culturas y tradiciones indígenas que siguen conformando la identidad de la ciudad.

San Cristóbal se encuentra en el corazón de muchos pueblos tradicionales que están dispersos entre las colinas. Para las personas interesadas en conocer el lado auténtico, tradicional e indígena de México, merece la pena hacer un viaje a algunos de ellos. San Cristóbal de las Casas ofrece el equilibrio perfecto entre historia y cultura, ciudad y campo, y es realmente un placer para explorar.

4. Laguna Miramar

Laguna Miramar Chiapas

Escondida en los confines del Parque Nacional Montes Azules, las brillantes aguas azules de la Laguna Miramar resaltan deliciosamente contra los vivos verdes de la selva tropical que la rodea por todos lados.

Punto neurálgico de la biodiversidad, la laguna y sus alrededores albergan alrededor del 20 por ciento de las diferentes especies de fauna y flora que se encuentran en el país, además de una gran cantidad de vida silvestre como cocodrilos y monos aulladores.

Debido a su naturaleza aislada, la Laguna Miramar es un lugar muy tranquilo, y acampar o pasar la noche en uno de sus refugios ecológicos es una experiencia fantástica. Además de montar a caballo por la selva, nadar en la laguna y dar un paseo en barco por sus aguas, los huéspedes también pueden explorar las ruinas mayas aún no excavadas y vírgenes que yacen recubiertas en la selva junto a parte de la orilla del lago.

5. Cascadas de Agua Azul

Cascadas De Agua Azul

Las Cascadas de Agua Azul -como se las conoce en inglés- son un espectáculo para la vista; los azules vivos destacan con fuerza sobre las rocas y los árboles que las rodean. Debido a su alto contenido en minerales, la piedra caliza blanca y brillante se deposita en la estela del arroyo, lo que no hace sino aumentar la belleza de la escena.

Las cascadas, que descienden por una serie de cataratas y cascadas, son un lugar muy visitado tanto por los lugareños como por los turistas, ya que el agua fresca es muy estimulante para bañarse. Las Cascadas de Agua Azul son un lugar tranquilo y relajante para pasar la tarde, y merece la pena visitarlas si se tiene la oportunidad.

6. Parque Nacional Lagunas de Montebello

Lagunas De Montebello Parque Nacional

Situado a un paso de la frontera con Guatemala, el Parque Nacional de las Lagunas de Montebello es un sueño para los amantes de la naturaleza, con sus 59 lagos brillantes entre los interminables bosques de pinos.

Como el contenido mineral de los lagos varía considerablemente, cada uno tiene un color diferente; algunos parecen esmeralda y turquesa mientras que otros adquieren un tono rojizo oscuro.

Los amantes de las actividades al aire libre se alegrarán de lo que ofrece el parque nacional; se puede hacer senderismo o montar a caballo por los bosques o nadar, hacer kayak y piragüismo en los lagos. Además, también hay cientos de ruinas mayas semiexcavadas que puedes visitar; verlas aparecer ante ti en medio de la densa vegetación es una experiencia fascinante que te hará sentir como Indiana Jones.

7. Canon del Sumidero

Una de las atracciones turísticas más populares del estado, el Cañón del Sumidero es simplemente espectacular de contemplar; en algunos lugares, sus empinadas y casi verticales paredes se elevan hasta un kilómetro de altura. Es imprescindible dar un estimulante paseo en barco por el río Grijalva, que recorre el fondo del cañón, para rodar por debajo de los acantilados y a lo largo de las orillas cubiertas de selva tropical del río.

Enclavado en el parque nacional del mismo nombre, el Cañón del Sumidero se formó hace millones de años. A lo largo del cañón, que se extiende a lo largo de 13 kilómetros, se pueden encontrar numerosas cascadas, rápidos y playas. Aunque el paisaje es impresionante, el cañón también atrae a muchos entusiastas de las actividades al aire libre y de los deportes extremos, que practican la escalada, el rappel y el ciclismo de montaña dentro del parque.

8. Tonina

Tonina

Con una de las pirámides más grandes del país y una serie de impresionantes monumentos tallados en piedra, el yacimiento arqueológico de Tonina es fascinante de explorar, con un montón de templos en ruinas, canchas de pelota y palacios por descubrir.

Aunque el yacimiento data de mucho antes, la antigua ciudad maya floreció entre el 600 y el 900 d.C.. Fue durante esta época cuando se construyeron muchos de sus monumentos y edificios más llamativos.

Entre ellos se encuentran el magnífico Templo de la Guerra Cósmica, el notable Mural de las Cuatro Eras y el imponente Templo del Espejo Humeante. A pesar de la riqueza de las esculturas y estucos bellamente tallados, sorprendentemente pocos turistas visitan Tonina. Por ello, podrá explorar el espectacular yacimiento arqueológico a su antojo sin apenas ver a nadie más.

9. Chiapa de Corzo

Chiapa De Corzo

A poca distancia de Tuxtla Gutiérrez, Chiapa de Corzo es una ciudad muy encantadora que tiene un maravilloso ambiente relajado y tranquilo. Con su encantadora plaza central, su hermosa ribera y sus impresionantes iglesias de la época colonial, Chiapa de Corzo tiene más que suficiente para ver y hacer durante unos días, con un excelente arte callejero y animados mercados.

Dado que los turistas extranjeros la pasan por alto, es un gran lugar al que dirigirse si se quiere ver el lado auténtico de México. Además, no muy lejos del pueblo se encuentran unas interesantes ruinas precolombinas del mismo nombre, así como el espectacular Cañón del Sumidero.

10. Yaxchilán

Yaxchilan

Antaño una de las ciudades mayas más importantes y poderosas de la región, Yaxchilán alberga en la actualidad algunas de las ruinas más impresionantes del país, y el mero hecho de llegar a la zona arqueológica es una experiencia memorable en sí misma.

Rodeada de una densa selva y encaramada en lo alto de una colina con vistas al río Usumacinta, Yaxchilán sólo es accesible en barco. Recorrer el río para ver sus palacios y templos en ruinas es una sensación increíble que sólo se ve magnificada por las llamadas de los monos aulladores al acercarse.

Explorar el recóndito lugar es igual de mágico. Sus edificios bien conservados, con sus fachadas y esculturas intrincadamente decoradas, transmiten plenamente el poder y el prestigio de los antiguos mayas que vivieron aquí. Después de pasear por las numerosas ruinas de Yaxchilán, al retirarse a la orilla del río y tomar el barco de vuelta se siente como si se resurgiera de un sueño al dejar atrás las misteriosas ruinas en la selva húmeda.