13 Hermosas provincias y regiones de Panamá

Situado entre el Mar Caribe y el Océano Pacífico, en el Istmo de Panamá, el país del mismo nombre alberga una gran cantidad de hermosos paisajes, con imponentes montañas y exuberantes selvas tropicales que conviven con ríos caudalosos, valles serpenteantes y costas resplandecientes.

Aunque en las provincias de Panamá viven principalmente mestizos y negros afropanameños, también hay varias regiones que protegen y conservan la cultura, la lengua y las costumbres de las importantes poblaciones amerindias que viven en ellas.

El famoso Canal de Panamá, que atraviesa el país, es sólo uno de los muchos lugares que hay que visitar. Los seductores archipiélagos de Bocas del Toro y las Islas de las Perlas, así como los increíbles parques nacionales de La Amistad, Coiba y el Volcán Barú, le esperan para que los descubra.

1. Bocas del Toro

Bocas Del Toro

En el extremo noroccidental del país, Bocas del Toro, en la frontera con Costa Rica, alberga los dos encantadores parques nacionales de Isla Bastimentos y La Amistad; el primero cuenta con el idílico archipiélago de Bocas del Toro, situado en el mar Caribe.

Gracias a su maravillosa naturaleza, la provincia es una parte encantadora de Panamá para explorar. La mayoría de sus encantadores pueblos y aldeas están repartidos por su pintoresca costa e islas repletas de playas, y el interior alberga una densa selva y todo tipo de fauna salvaje.

Los visitantes pueden disfrutar de muchas actividades al aire libre, como el senderismo y la equitación. Los arrecifes de coral de la Isla Carenero y la Isla Cristóbal se prestan perfectamente a la práctica del esnórquel, el submarinismo y la navegación. Además, ciudades como Bocas Town albergan un impresionante abanico de hermosas playas, con algunos lugares de gran vida nocturna que se encuentran aquí y allá.

2. Chiriquí

Chiriquí

Chiriquí, situado en el Pacífico occidental de Panamá, es un placer para la vista, ya que cuenta con una gran variedad de paisajes de gran belleza, cada uno más impresionante que el anterior. Su largo litoral, lleno de playas, contrasta deliciosamente con los increíbles paisajes montañosos cubiertos de selva tropical en sus tierras altas, mientras que se pueden encontrar muchas islas idílicas en alta mar.

Dos de sus principales atractivos son el majestuoso Parque Nacional Volcán Barú -que lleva el nombre del pico más alto del país- y el precioso Parque Nacional Marino del Golfo de Chiriquí. Las islas tropicales de este último, repletas de naturaleza, cuentan con hermosas playas. Sus aguas cristalinas están repletas de vida marina, lo que lo convierte en uno de los mejores lugares del país para el avistamiento de ballenas y el buceo con tubo.

Aunque la mayoría de la gente viene por sus ecosistemas y maravillas naturales, la provincia también cuenta con algunos pueblos y ciudades estupendos para visitar. Merece la pena detenerse en David, la capital de la provincia, y en la encantadora ciudad montañosa de Boquete, mientras que las islas de Boca Brava, Islas Paridas e Islas Seca cuentan con maravillosos complejos turísticos, playas y paisajes para disfrutar.

3. Coclé

Coclé

Situado alrededor del Golfo de Parita, Coclé, en el centro-sur del país, alberga algunas de las playas más populares del país. Santa Clara, Farallón y Río Hato reciben muchos visitantes, que se alojan en los encantadores y relajados pueblos que bordean la costa.

Aunque sus arenas doradas atraen a la mayoría de los turistas, la ciudad montañosa de El Valle se está convirtiendo en un destino cada vez más popular, ya que está enclavada dentro de una caldera volcánica. El cercano Monumento Nacional Cerro Gaital cuenta con una parte de la increíble fauna y la impresionante biodiversidad de Panamá.

Además, la provincia cuenta con numerosos yacimientos arqueológicos precolombinos, entre los que destacan los del Parque Arqueológico del Cano. La capital de la región, Penonomé, alberga interesantes monumentos históricos y una población diversa que muestra muchas influencias culturales diferentes.

4. Colón

Colon

Aunque la ciudad de Colón se ha asociado durante mucho tiempo con el comercio, ya que la entrada del Atlántico al Canal de Panamá se encuentra a lo largo de su costa caribeña, la provincia del mismo nombre tiene en realidad mucho más que ofrecer. Hermosas playas, coloridos arrecifes de coral y una exuberante selva tropical, con el Bosque Protegido de San Lorenzo como una de las muchas atracciones.

Aunque a menudo se considera que la ciudad en sí es un poco peligrosa para visitarla, Colón está llena de maravillosa arquitectura, cautivadores lugares de interés histórico e impresionantes hitos culturales; el monumento y la catedral a Cristóbal Colón son algunos de sus lugares de visita obligada. Merece la pena visitar Colón si se tiene la oportunidad; ver el paso de enormes petroleros y barcos por el Canal de Panamá es una experiencia impresionante.

La provincia también cuenta con una fascinante composición étnica y cultural. Sus pueblos y ciudades son una hermosa mezcla de influencias caribeñas, hispanas e indígenas, con los fuertes y edificios históricos de Portobelo como visita obligada junto a la ciudad de Colón.

5. Darién

Darien

La provincia más oriental de Panamá, la salvaje y remota Darién limita con Colombia, y su costa sur se extiende junto al océano Pacífico. Recubierto de interminables bosques, pantanos y ciénagas, el famoso Tapón del Darién, en el este de la provincia, está totalmente sin desarrollar. Es aquí donde se encuentra el Parque Nacional del Darién, intacto y virgen.

La mayor parte de la magnífica naturaleza de la provincia es bastante inaccesible, con sólo algunos pequeños pueblos dispersos aquí y allá entre sus llanuras, cuencas fluviales y tierras altas, que incluyen los maravillosos picos de Tacarcuna y Pina.

Aunque se encuentra muy lejos de los caminos trillados, los amantes de la naturaleza y los aficionados a las actividades al aire libre adorarán absolutamente lo que Darién tiene que ofrecer. El magnífico bosque nuboso, la interesante topografía y la gran variedad de fauna y flora lo convierten en un lugar fascinante para explorar.

6. Herrera

Herrera

Situada en el Golfo de Parita, Herrera alberga colinas y bosques, con un montón de encantadores pueblos pesqueros enclavados a lo largo de su brillante costa.

Lo que puede faltar en términos de atracciones, al menos en comparación con otras provincias del país, Herrera lo compensa con creces con sus apasionantes fiestas locales y carnavales; los de Chitré, Parita y Ocu se encuentran entre los más populares.

Herrera cuenta con un rico patrimonio cultural, ya que en la provincia se produce la mejor cerámica y la bebida alcohólica más popular del país, el Seco. Sus pequeños pueblos y aldeas ofrecen al visitante la oportunidad de conocer el lado auténtico y tradicional de Panamá, mientras que sus playas de arena son ideales para relajarse y contemplar el golfo.

7. Los Santos

Los Santos

Enclavada en el extremo de la península de Azuero, en el corazón del país, Los Santos limita por un lado con el Golfo de Panamá y por el otro con el océano abierto, con el Pacífico extendiéndose ante ti.

Como alberga seis parques nacionales, hay mucha naturaleza y paisajes encantadores que explorar. Su sabana tropical contrasta con sus escarpadas montañas y su gloriosa costa, salpicada de manglares, dunas y playas; las majestuosas islas de Iguana y Canas se encuentran justo al lado de la costa.

Con una identidad cultural propia, ciudades como Las Tablas, capital de la provincia, son fascinantes de explorar. Las Tablas es el centro del arte, la música, la cultura y la gastronomía panameñas; la mejor época del año para visitarla es durante su famoso carnaval. Otros lugares populares para visitar en Los Santos son las playas de Achotines, Guarare y Venado, y los valles de Tonosí.

8. Panamá

Panamá

Sede de la capital, Ciudad de Panamá, la provincia de Panamá es el primer puerto de escala de muchos visitantes, y ninguna visita puede considerarse completa sin dirigirse a las esclusas de Miraflores para ver pasar algunos de los enormes barcos y petroleros por el Canal de Panamá.

Si bien la capital, con sus fascinantes monumentos históricos y culturales, merece la pena visitarla, también merece la pena aventurarse más allá; la provincia alberga bellos parajes naturales, como el Parque Nacional Soberanía, que cuenta con numerosos senderos y caminos para practicar el senderismo.

Panamá también cuenta con la impresionante Isla Taboga para visitar, así como el impresionante archipiélago de las Islas de las Perlas, lleno de playas idílicas y bosques vírgenes. El lugar más famoso es la isla Contadora, que apareció en el programa de televisión Survivor. Además de su belleza, las islas ofrecen una gran cantidad de fantásticas actividades al aire libre, como la natación, la navegación y el buceo.

9. Panamá Oeste

Panamá Oeste

Situada al oeste del Canal de Panamá, Panamá Oeste es un mundo de contrastes; en ella se encuentran algunas de las mayores ciudades del país, así como una fauna y una naturaleza impresionantes.

Las ciudades de La Chorrera, Arraiján y Vista Alegre tienen cada una sus propias atracciones y lugares de interés. También hay muchos pueblos tranquilos y relajados a lo largo del Golfo de Panamá que merece la pena visitar por sus excelentes playas y sus magníficos atardeceres.

Algunos de los lugares más impresionantes son el Bosque Protector de Arraiján y el majestuoso Parque Nacional Altos de Campana, que es la reserva natural más antigua del país. Este parque nacional, con sus suaves colinas y valles, cuenta con una gran cantidad de fauna y flora, y las vistas desde la cima de sus picos más altos son impresionantes.

10. Veraguas

Veraguas

Única provincia del país que limita con los océanos Atlántico y Pacífico, Veraguas es uno de los mejores lugares a los que dirigirse en Panamá si lo que se busca son vistas naturales espectaculares. En ella se encuentran desde montañas, ríos y valles hasta bosques interminables y playas doradas.

Tanto el Parque Nacional de Cerro Hoya como el Parque Nacional de Sante Fe son fascinantes para explorar con su riqueza de senderos y su exuberante selva tropical. Sin embargo, hay un lugar que destaca por encima del resto: el Parque Nacional Marino de Coiba. Este majestuoso parque marino, situado en el océano Pacífico, es una visita obligada en Panamá. Descrito con frecuencia como «las Galápagos de Centroamérica», cuenta con algunos de los paisajes, la vida marina y el buceo más impresionantes que se pueden encontrar.

Veraguas también cuenta con hermosas playas para descansar, como las de Malena, Torio y Playa Santa Catalina. La capital de la provincia, Santiago de Veraguas, cuenta con una impresionante catedral y una plaza central que merece la pena visitar.

Regiones indígenas

Diseñadas para proteger y preservar tanto los hábitats y ecosistemas de los territorios como la cultura, las costumbres y los estilos de vida de las personas que viven en ellos, las regiones indígenas son áreas administrativas de Panamá que albergan importantes poblaciones indígenas.

La creación de las Comarcas Indígenas de Embera, Guna Yala y Ngabe-Bugle protege ahora los derechos humanos y políticos de la población local y les permite practicar libremente su lengua, cultura y tradiciones.

11. Emberá

Embera

Enclavada entre una selva virgen y prístina en el este del país, Emberá está formada por los dos territorios separados de Chepigana y Pinogana, cada uno de los cuales rodea una importante cuenca fluvial.

El pueblo embera cuenta con un rico patrimonio cultural. Alojarse en una de sus aldeas tradicionales o en los pueblos que abrazan las orillas del río es una experiencia fantástica que permite conocer mejor sus costumbres y su estilo de vida.

Además, las caminatas por la selva o las montañas del Parque Nacional del Darién y los cruceros por el río permiten entrar en contacto con las majestuosas maravillas naturales que le rodean.

12. Guna Yala

Guna Yala

Abrazando la costa caribeña del noreste del país, Guna Yala está dotada de unos paisajes increíbles. Su largo litoral está repleto de hermosas playas y selva tropical, mientras que un atractivo archipiélago de 365 islas se encuentra mar adentro.

A lo largo de la costa hay muchos pueblos y aldeas tranquilos que se pueden visitar; la mayoría de los lugareños se dedican a la agricultura y la pesca o al turismo.

La región indígena es ideal para visitar si está interesado en aprender más sobre la cultura y las costumbres del pueblo Guna. Combine su experiencia cultural con unas vacaciones en la playa o una excursión en barco a las islas de San Blas para hacer snorkel o pescar.

13. Ngäbe-Buglé

Ngabe-Buglé es un territorio muy montañoso que abarca una amplia franja del noroeste de Panamá y cuenta con un hermoso paisaje de selva tropical. El Cerro Santiago es uno de sus picos más impresionantes.

Debido a la topografía y la geografía del terreno, es un lugar ideal para disfrutar de actividades al aire libre como el senderismo y la escalada. También es posible practicar el rafting en sus caudalosos ríos, y las aisladas playas de la costa caribeña constituyen una alternativa muy tranquila.

Hogar de los pueblos ngabe y buglé, la región indígena está llena de grandes pueblos y aldeas que puede visitar. En todos los lugares se encuentran bulliciosos mercados con gente que vende todo tipo de frutas y verduras, así como productos artesanales locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba