8 Regiones más bellas de Escocia

146

Escocia, situada en el norte de Gran Bretaña, es famosa por los majestuosos lagos y los castillos milenarios que salpican las hermosas Highlands escocesas.

Con el océano Atlántico al oeste y el mar del Norte al este, Escocia cuenta con una larga y escarpada costa que podrá explorar, con los impresionantes paisajes de las islas Orcadas y Shetlands y las salvajes y montañosas Hébridas.

Con amplios valles, extensos bosques y ciudades llenas de vida como Glasgow y Edimburgo, Escocia tiene algo que ofrecer a todo el mundo.

1. Suroeste

Sur Oeste

Las tierras bajas del suroeste de Escocia, compuestas en su mayoría por zonas rurales y paisajes, son una parte muy pintoresca del país, y merece la pena visitar la “Riviera de Glasgow”.

En contraste con las granjas y campos que cubren la región en un mar de verde, la costa de Clyde alberga muchas ciudades y pueblos costeros con encanto. Ayr, cuna del famoso poeta Robert Burns, atrae a muchos visitantes, que acuden a ver los monumentos y museos dedicados al icono nacional de Escocia.

Aunque las relajadas ciudades de Largs y Girvan son también encantadoras para pasear, es la espectacular isla de Arran la que destaca sin duda; sus amplios valles y majestuosos picos permiten realizar fantásticas excursiones. Además, la cercana Holy Island merece una visita, ya que su impresionante paisaje alberga un monasterio budista y una comunidad de monjes, así como estupendas rutas de senderismo.

2. Fronteras

Fronteras

Situada en el extremo sureste del país, en la frontera con Inglaterra, Borders cuenta con una impresionante variedad de paisajes. Sus escarpadas montañas y colinas fueron en su día escenario de numerosas batallas y escaramuzas contra los ingleses.

Debido a su proximidad con el sur, los antiguos reyes escoceses se empeñaron en reclamar la región, construyendo numerosas torres de vigilancia y fortalezas, así como las hermosas “abadías fronterizas”de Dryburgh, Kelso, Jedburgh y Melrose, todas ellas dignas de ser visitadas. La región está repleta de historia, y también se pueden ver muchas casas señoriales, como las de Mellerstain y Paxton, especialmente impresionantes.

Mientras se visitan las bonitas ciudades y los lugares de interés histórico que salpican la región, es difícil no fijarse en la hermosa naturaleza que le recibe allá donde vaya. La Pennine Way, la Southern Upland Way y la St Cuthbert’s Way se encuentran entre los senderos más pintorescos del país, con un montón de entornos naturales salvajes y remotos que se pueden disfrutar a lo largo de la costa.

3. Cinturón Central

Cinturón Central

Hogar de Glasgow y Edimburgo, el Cinturón Central es donde se encuentra la mayoría de la población. Aunque algunas partes están muy urbanizadas, todavía se pueden encontrar paisajes y campiñas más que impresionantes, ya que la región se extiende por todo el país, desde la costa escocesa del Mar del Norte hasta la del Atlántico.

Edimburgo y Glasgow son, lógicamente, los principales atractivos, con sus innumerables y asombrosos lugares de interés, como el Castillo de Edimburgo, Arthur’s Seat y la Catedral de Glasgow, por no mencionar su amplia gama de bellos edificios y estilos arquitectónicos. Sin embargo, también merece la pena visitar ciudades y pueblos como Stirling y Paisley por sus monumentos históricos y sus paisajes.

El Cinturón Central también cuenta con una magnífica campiña que explorar, mientras que su escarpada costa alberga multitud de pintorescos pueblos pesqueros azotados por el viento. El fabuloso Parque Nacional de Loch Lomond y los Trossachs se encuentra al oeste de la región, en la frontera con las Highlands.

4. Tierras altas

Altiplano

La región más famosa de toda Escocia, las Highlands, albergan algunos de los paisajes más majestuosos que se puedan imaginar. Es aquí, entre los escarpados lagos y las cañadas y valles plagados de montañas, donde surgió la imagen estereotipada de los escoceses que tocan la gaita y llevan kilts y tartán.

Aunque el Lago Ness, el Lago Lomond y el Ben Nevis se cuentan entre sus lugares más famosos, la región está bendecida en lo que respecta a sus maravillas naturales. Loch Lomand, el Parque Nacional de los Trossachs y el Parque Nacional de los Cairngorms están llenos de increíbles paisajes y vida salvaje.

Debido a sus pintorescos paisajes, las Highlands son un lugar estupendo para practicar el ciclismo o el senderismo, con multitud de preciosos senderos que se abren paso entre las encantadoras cañadas y montañas. Aquí y allá hay algunos castillos fantásticos para visitar, con los de Dunrobin y Eilean Donan entre los mejores. Pueblos y ciudades como Inverness, Inveraray y Mallaig actúan como puertas de entrada a las impresionantes vistas naturales que le rodean.

5. Noreste de Escocia

El Noreste De Escocia

Centrado en las ciudades de Aberdeen, Dundee y Perth, el noreste de Escocia alberga gran parte de la costa del Mar del Norte. A lo largo de sus costas azotadas por el viento, encontrará escarpados acantilados, afloramientos rocosos y playas desoladas con pintorescos pueblos de pescadores y pintorescos senderos costeros.

La mayoría de la gente se dirige a sus tres principales ciudades, repletas de museos, galerías y lugares de interés histórico. Sin embargo, también merece la pena visitar el interior por sus numerosas montañas y colinas, que contrastan de forma impresionante con sus interminables brezales y bosques.

La historia también abunda; en todo el noreste de Escocia hay magníficos castillos, entre los que destacan los de Crathes, Fraser y Fyvie. Las ruinas de Dunnottar, con vistas a la costa, y Balmoral, propiedad privada de la familia real, son dos de las atracciones más populares de la región.

6. Hébridas

Hébridas

Dispersas a lo largo de la costa noroeste de Escocia, las escarpadas y remotas Hébridas albergan algunos de los paisajes más espectaculares de las Islas Británicas, con gloriosas montañas que conviven con hermosas playas y exuberantes paisajes.

La abundante naturaleza que se muestra se debe en gran parte a la constante llovizna, que confiere un resplandeciente brillo a las sorprendentes formaciones rocosas y campos. Las islas, escasamente pobladas, son un lugar ideal para practicar el senderismo, mientras que los deportes acuáticos son cada vez más populares.

Divididas en Hébridas exteriores e interiores, a las numerosas y hermosas islas se llega en transbordador; los pintorescos viajes a través de las centelleantes aguas a lugares como Barra, Lewis y Santa Kilda perdurarán en la memoria, siendo la isla de Skye el punto culminante indiscutible.

7. Islas Orcadas

Las Orcadas

Situadas al norte de la Escocia continental, las Islas Orcadas son una hermosa parte del país para explorar. Con más de 70 islas repartidas por el archipiélago, la única pregunta es: ¿por dónde empezar?

El continente, donde vive la mayoría de los habitantes de la región, alberga atractivas ciudades como Kirkwall, Stromness y Stenness. También merece la pena visitar otras islas, como Hoy y South Ronaldsay, donde se encuentran numerosos asentamientos antiguos y mojones funerarios.

Además, la remota ubicación de las Islas del Norte y sus paisajes vírgenes las convierten en un paraíso para los observadores de aves, que acuden en masa a sus costas. Dondequiera que vaya en las Islas Orcadas, será recibido con apacibles pastos verdes y fértiles campos, con lochs y ensenadas rocosas en medio del encantador paisaje.

8. Islas Shetland

Islas Shetland

Situadas aún más al norte que las Islas Orcadas, las poco pobladas Islas Shetland son el punto más septentrional de Gran Bretaña. Debido a su remota ubicación, el centenar de islas que componen el archipiélago son ideales para quienes buscan unas vacaciones muy tranquilas.

Como la mayoría de las islas son bastante bajas y carecen totalmente de árboles, la gente en el pasado tenía que construir en piedra. Por ello, se pueden encontrar bastantes yacimientos arqueológicos dispersos, siendo los de Walls y Jarlshof los más impresionantes.

Aunque no hay muchas ciudades destacables para visitar, las de Lerwick y Unst son encantadoras y cuentan con monumentos históricos centenarios y paisajes increíbles. En las Islas Shetland hay muchos paisajes desolados pero extrañamente bellos.

Escondida entre sus numerosos fiordos y ensenadas, encontrará una gran cantidad de fauna y flora, y los viajes en barco por el archipiélago son un pasatiempo popular y necesario si quiere desplazarse de una isla a otra.