10 Parques Nacionales más bonitos de Costa Rica

84

Con más del 25% del territorio del país dedicado a parques nacionales y reservas que protegen y preservan su diversa gama de increíbles ecosistemas, es justo decir que Costa Rica tiene una abundancia de maravillas naturales que esperan ser exploradas. Muy respetuosa con el medio ambiente, Costa Rica es conocida en todo el mundo por sus impresionantes esfuerzos de conservación y su apuesta por el ecoturismo sostenible. Con playas de ensueño, exuberantes selvas tropicales llenas de vapor y una serie de imponentes volcanes, los cambiantes paisajes de este paraíso ecológico son deslumbrantes de contemplar y los afortunados visitantes que lleguen a sus costas quedarán sorprendidos una y otra vez por su belleza. El esplendor natural de este país centroamericano, unido a su encanto relajado y a su ambiente tranquilo, lo convierten en un destino de primer orden para los amantes de la naturaleza. Sin más preámbulos, aquí están los parques nacionales más bonitos de Costa Rica; ¡prepárese para sorprenderse!

1. Parque Nacional de Manuel Antonio

Parque Nacional Manuel Antonio Catalogado en varias ocasiones como uno de los parques nacionales más bellos del mundo, Manuel Antonio es un lugar fascinante. Con sus playas vírgenes, su verde selva tropical y sus perfectas aguas azules, los visitantes se enamorarán al instante de todo lo que ofrece el parque. Sus impresionantes paisajes le aliviarán el alma y bañarse en las aguas cristalinas mientras contempla la hipnotizante belleza de la costa hará que nunca quiera abandonar este remanso de tranquilidad. Los increíbles paisajes que se muestran son igualmente deliciosos de explorar y varios senderos y caminos se abren paso entre la densa maleza. Tal es su esplendor que Manuel Antonio es el parque nacional más visitado del país.

2. Parque Nacional del Corcovado

Parque Nacional Corcovado Aislado, salvaje e intacto, la remota ubicación de Corcovado ha ayudado a preservar y proteger sus ecosistemas y, nombrado el área con más biodiversidad del mundo por National Geographic, este parque es una visita obligada para los amantes de la naturaleza. Con una plétora de cosas que ver y hacer, los visitantes nunca se aburrirán, ya que el gran número de impresionantes vistas y actividades de ocio les mantendrá siempre entretenidos. Ya sea practicando snorkel o submarinismo para deleitarse con las maravillas de las profundidades, navegando en canoa por sus aguas o recorriendo los senderos y caminos para vislumbrar tapires o monos araña; Corcovado perdurará en la memoria.

3. Parque Nacional del Volcán Poás

Parque Nacional Volcán Poás Este volcán es tan activo que el parque está actualmente cerrado debido a las recientes erupciones y a la actividad sísmica, aunque se prevé su reapertura en breve. El Parque Nacional del Volcán Poás, que fue el más popular del país, es increíble de visitar y su popularidad es merecida por todo lo que ofrece. Dentro del parque se encuentra el Cráter Botos, que alberga en su interior un lago de color turquesa de gran belleza. A gran altura, con la niebla arremolinándose a su alrededor, el brillo del lago resplandece en la penumbra y es simplemente impresionante de contemplar. Las caminatas por la región volcánica crean recuerdos para toda la vida, y el Parque Nacional del Volcán Poás recuperará sin duda su lugar como el parque más querido del país cuando se reabra.

4. Parque Nacional de Cahuita

Parque Nacional Cahuita Situado en la costa este del país, Cahuita comprende una serie de ecosistemas diversos, pero es conocido principalmente por sus hermosas playas y aguas cristalinas. Pasear por sus costas arenosas es adentrarse en la naturaleza, ya que, intacta e indómita, la selva tropical se derrama sobre la playa mientras las iguanas toman el sol y los monos se pasean por las copas de los árboles. Justo al lado de la costa hay una serie de deliciosos arrecifes de coral que podrá explorar, y los brillantes colores submarinos que le iluminan le permitirán disfrutar de una increíble experiencia de snorkel. Las tortugas marinas muerden trozos de coral mientras los bancos de peces se balancean con las olas antes de alejarse cuando un depredador está a la vista. Sólo por este bello espectáculo submarino merece la pena visitar el Parque Nacional de Cahuita.

5. Parque Nacional de Carara

Parque Nacional Carara Este parque nacional húmedo y salvaje está cubierto de una densa selva tropical que hace que visitar Carara sea un asunto húmedo y lleno de vapor. Un refugio para más de 400 tipos diferentes de aves, una colorida gama de trogones, periquitos y colibríes revolotean entre los árboles mientras sus llamadas y cantos resuenan entre la maleza. En consecuencia, la visita a Caraca es deliciosa por el espectáculo auditivo y visual que le rodea por todas partes mientras recorre sus recónditos senderos. Además de la hermosa selva tropical y de la abundante avifauna, los perezosos cuelgan de los árboles mientras los monos se balancean juguetonamente de sus ramas; todo en este parque nacional es encantador en su esencia. También abundan los cocodrilos, muchos de los cuales se pueden encontrar tomando el sol en las orillas del río Tárcoles, que atraviesa el parque. Este parque lo tiene todo, y salir de la selva para adentrarse en pequeños claros que contienen ruinas arqueológicas de hace casi dos milenios es otra experiencia inolvidable. El Parque Nacional de Caraca le dejará sin duda un grato recuerdo de la gran cantidad de cosas increíbles que ha visto.

6. Parque Nacional de Tortuguero

Parque Nacional Tortuguero Uno de los parques nacionales más populares de Costa Rica, la remota ubicación de Tortuguero ha ayudado a proteger su entorno a lo largo de los años. Este paisaje de increíble diversidad cuenta con once hábitats diferentes para que los visitantes se deleiten. Con bosques de manglares, pantanos, selvas tropicales y lagunas; el paisaje cambia constantemente ante sus ojos, fusionándose lentamente uno con otro hasta que emerge en un ecosistema completamente diferente. De naturaleza tropical, la humedad de Tortuguero ha hecho que la fauna y la flora florezcan en sus confines. Con árboles y plantas que saltan a la vista desde todos los ángulos imaginables, el impresionante paisaje que se muestra es encantador de contemplar. Abundan los animales y se pueden encontrar manatíes, cocodrilos y tortugas marinas nadando felizmente frente a sus playas. Paseando por los senderos y caminos que salpican la selva tropical, los visitantes también pueden ver de cerca monos, tucanes y otros animales en su hábitat natural. Con tanta riqueza natural, el Parque Nacional de Tortuguero es un viaje memorable, y en ningún otro lugar de Costa Rica encontrará paisajes tan diversos.

7. Parque Nacional del Volcán Arenal

Parque Nacional Volcán Arenal Hogar del volcán más activo del país, es el Arenal el que también da nombre al parque. Debido a las frecuentes erupciones del pasado, los campos de lava han calcinado y marcado la tierra y el terreno bajo su cráter es estéril y árido. Sin embargo, más abajo, los ricos nutrientes que desprenden las erupciones han contribuido a crear un hermoso mosaico de colores que engloba la rica fauna y flora que se puede encontrar. En consecuencia, la zona es ideal para practicar el senderismo y, con cerca de 850 especies de aves en los alrededores, los observadores de aves también adorarán este parque. Cuanto más se asciende por las laderas del volcán, mejor es la vista del impresionante paisaje circundante y, brillando abajo, se encuentra el hermoso lago Arenal que brilla a la luz del sol. Simplemente espectacular.

8. Parque Nacional de Piedras Blancas

Piedras Blancas Parque Nacional Situado en el profundo suroeste del país, el parque contiene una serie de impresionantes playas y selva tropical prístina para que los visitantes disfruten. Las montañas bajas recubiertas de los árboles enmarañados y retorcidos de la selva descienden lentamente hasta las costas arenosas que a su vez dan paso al océano. La zona, que es un foco de biodiversidad, alberga una multitud de faunas y floras diversas que permiten una visión panorámica. Escondidos entre la maleza, algo más de un centenar de mamíferos diferentes hacen su vida, con jaguares y pumas raramente vistos debido a su naturaleza nocturna. Salvaje y virgen como siempre, es el impresionante paisaje que se muestra lo que hace que Piedras Blancas sea un éxito.

9. Parque Nacional del Volcán Irazú

Parque Nacional Volcán Irazú Llamado así por el volcán que domina el parque, el Irazú es el principal atractivo que atrae a los visitantes a la zona. Elevándose 3.432 metros por encima de su entorno, el volcán, aún activo, ofrece estupendas vistas panorámicas desde su cima y, por encima de las nubes, cielos azules perfectos que se extienden hasta la eternidad con sólo un mar de blanco debajo. En un día claro, las vistas son aún mejores, ya que se puede ver el océano Pacífico a un lado y el mar Caribe al otro. Pasear por su paisaje lunar te hace sentir como si estuvieras en otro planeta y el extraño lago verde enclavado en su cráter no hace más que aumentar esa sensación. El volcán Irazú es un lugar especial que hay que visitar, un parque nacional encantador para explorar.

10. Parque Nacional del Volcán Rincón de la Vieja

Rincón De La Vieja Parque Nacional Volcán Por si aún no lo sabía, Costa Rica alberga un gran número de volcanes activos, inactivos y extinguidos. Este espectacular parque nacional contiene en realidad tres de ellos, de los cuales el principal da nombre al parque. El Rincón de la Vieja, que impone su indomable presencia a los alrededores, se eleva dramáticamente por encima de todo lo que le rodea y, como tal, es la principal atracción del parque. Los senderos serpentean por las empinadas laderas del volcán y, a más de 1.900 metros de altura, ofrece vistas panorámicas desde su cima. Los senderos son muy agradables de recorrer, ya que se atraviesan campos de lava solidificada, fuentes termales y cascadas que contribuyen a acentuar la belleza de este terreno volcánico. La fauna también abunda en este entorno especial, ya que tapires, pumas y jaguares, entre otros, llaman al parque su hogar.