12 mejores cosas que hacer en Katmandú, Nepal

Mágica y mítica a partes iguales, sólo el nombre de Katmandú evoca imágenes de antiguos e imponentes templos que se alzan en medio del imponente Himalaya. Aunque la capital de Nepal es un lugar ciertamente atractivo, su naturaleza abarrotada, caótica y colorida amenaza con ser abrumadora en ocasiones.

La «Ciudad de los Templos», que llena el valle de Katmandú, alberga una gran cantidad de asombrosas atracciones turísticas históricas y culturales que podrá explorar. Así, encontrará maravillosos palacios y templos milenarios junto a bulliciosos bazares que venden todo tipo de productos imaginables.

Además de ser el centro comercial, cultural y político del país, es también su corazón espiritual y religioso. Por ello, una de las cosas más interesantes que hacer en Katmandú es observar los festivales religiosos y culturales que desfilan por sus calles. Llena de atractivas vistas, sonidos y olores, Katmandú es realmente un lugar increíble y sirve de gran puerta de entrada a las majestuosas montañas que se encuentran en sus alrededores.

1. Estupa de Boudhanath

Estupa Boudhanath

Dominando el horizonte de Katmandú, la dorada aguja de la estupa de Boudhanath brilla a la luz del sol desde su prominente emplazamiento en la colina. Este colosal monumento, una de las mayores estupas esféricas y de estructura única del mundo, es sin duda una vista estupenda. Como la original fue destruida por los invasores mogoles, la estupa actual data de los siglos XIV y XV. Cargada de simbolismo, cada parte de su magnífica arquitectura y diseño refleja el camino que siguió Buda hacia la iluminación espiritual.

Muchas imágenes y estatuas preciosas, así como monasterios y santuarios, lo rodean, mientras que banderas de colores brillantes ondean en lo alto. Aunque a menudo está muy concurrida y es muy ruidosa, la estupa de Boudhanath merece la pena visitarla y le dejará una imagen perdurable y entrañable de Nepal y sus muchos encantos.

2. Swayambhunath

Swayambhunath

Situado en lo alto de una colina al oeste de la ciudad, Swayambhunath es una de las atracciones turísticas más populares de Katmandú. Conocido como el «Templo del Mono», debido a las traviesas criaturas que trepan por sus santuarios y templos, es uno de los lugares más sagrados del budismo. En su centro se encuentra una impresionante estupa que tiene pintados los ojos y las cejas de Buda.

La cúpula de la estupa representa el mundo, y cada mañana los fieles la rodean con diligencia y devoción, con la esperanza de alcanzar la iluminación. A pesar de haber sido construida hace casi 1.500 años, Swayambhunath sigue en uso, con peregrinos, sacerdotes y juerguistas que se encuentran aquí todos los días.

3. Plaza Durbar

Plaza De La Ceremonia

Significa «plaza real»en inglés, y es aquí, en la plaza Durbar, donde se coronaba a los antiguos reyes de Katmandú. En realidad, consta de tres plazas unidas entre sí, y en ella se encuentran importantes e impresionantes edificios, templos y palacios.

Aunque la mayoría de los edificios actuales sólo datan del siglo XVII, ya que sustituyeron a otros anteriores, todavía se puede apreciar una arquitectura increíble y de aspecto antiguo. Todo ello a pesar de que gran parte de la zona resultó dañada por el desastroso terremoto que asoló Katmandú en 2015. Situada en el corazón del casco antiguo, la plaza Durbar es solo uno de los muchos puntos destacados que puedes ver en la Ciudad de los Templos.

4. Hanuman Dhoka

Hanuman Dhoka

Aunque se fundó hace más de mil años, gran parte del extenso complejo palaciego de Hanuman Dhoka data en realidad del siglo XVII. En su día fue el hogar de los reyes Malla de antaño, y sus numerosos y hermosos edificios y templos están salpicados de patios divinamente decorados para que los explore.

Además de sus espléndidas estatuas de Hanuman, Shiva el Danzante y Narsingha, hay un montón de excelentes tallas de piedra e importantes imágenes expuestas. Además, cuenta con una serie de fantásticos museos que repasan la historia del palacio y de los reyes que residieron aquí. Con tantas maravillas artísticas y arquitectónicas expuestas, Hanuman Dhoka no se puede perder.

5. Festival de Dashain

Festival De Dashain

Celebrado por budistas, hindúes y kirats, el Dashain es el más auspicioso y esperado de los muchos festivales religiosos y espirituales de Katmandú. A lo largo de 15 días, este fascinante espectáculo hace que los fieles, finamente vestidos, acudan a importantes e impresionantes santuarios y a las orillas de los ríos sagrados.

Con un sinfín de ceremonias, festines y festividades, el aire se llena de colorido y olores tentadores, y la música resuena por doquier. Durante este periodo se celebran multitud de procesiones ceremoniales y rituales dedicados a la diosa Durga. Aparte de los sacrificios de animales, más bien sombríos, el Festival de Dashain es sin duda la época más maravillosa para visitar Nepal y Katmandú y experimentar sus muchos encantos.

6. Templo Dakshinkali

Templo Dakshinkali

Situado en las afueras de Katmandú, el templo de Dakshinkali se encuentra escondido entre las montañas y los bosques en el lugar donde se unen dos ríos sagrados. Dedicado a la diosa Kali, ha sido durante mucho tiempo un importante lugar de peregrinación hindú y suele estar repleto de fieles.

El ambiente reverente y a la vez animado lo convierte en un lugar cautivador para visitar, al igual que su bonito y pintoresco entorno. Sin embargo, el templo de Dakshinkali no es para los pusilánimes, ya que los sacerdotes sacrifican regularmente animales a la diosa, especialmente durante el festival de Dashain.

7. Monasterio de Kopan

Monasterio De Kopan

Encaramado en lo alto de una colina, el monasterio de Kopan atrae desde hace tiempo a los occidentales interesados en aprender más sobre el budismo tibetano a sus coloridas salas ceremoniales. Durante sus cursos de meditación de un mes de duración, los visitantes aprenden sobre las enseñanzas de Buda y diversas prácticas espirituales, mientras siguen una dieta vegetariana.

En los últimos años, cada vez más lugareños y turistas han visitado el monasterio debido a su magnífica decoración y ornamentación. Si a ello se añade su especial atmósfera, es fácil entender por qué tanta gente hace el viaje hasta las afueras de Katmandú.

8. Thamel

Thamel

Hogar de un laberinto de atmosféricas callejuelas bordeadas de acogedores cafés, restaurantes tradicionales y animados bares, los numerosos tesoros de Thamel le atraen seductoramente. Con una gran cantidad de tiendas, puestos y casetas, es un lugar ideal para recoger algunos recuerdos. Por la noche, el barrio cuenta con una divertida vida nocturna.

Como ha sido el corazón de la escena mochilera de la ciudad durante más de cuatro décadas, hay un montón de albergues, casas de huéspedes y hoteles para los visitantes a elegir. A poca distancia de muchos de los principales lugares de interés de Katmandú, Thamel es tanto un destino en sí mismo como una puerta de entrada a tesoros incalculables.

9. Jardín de los Sueños

Construido en 1920, el Jardín de los Sueños hace honor a su nombre y es un lugar muy sereno y tranquilo para pasar un rato. Escondido dentro de un complejo palaciego, este jardín de estilo eduardiano cuenta con un montón de exquisitas fuentes, pabellones y pérgolas, con diseños encantadores allá donde mires.

Con un aspecto muy elegante, el jardín es un lugar ideal para llevar un libro o un bocado y simplemente disfrutar del impresionante entorno. Situado a un tiro de piedra de las agitadas calles de Thamel, este idílico jardín es un océano de paz y tranquilidad entre el bullicio y el ruido del exterior.

10. Kumari Chowk

Kumari Chowk

Situado en el centro de Katmandú, Kumari Chowk es un precioso patio que alberga una diosa viva. Adorada y venerada por los hindúes, una niña prepúber es seleccionada entre varias castas para ser la manifestación viviente de la energía femenina divina. Todos los días se puede ver a esta diosa aparecer ante los espectadores desde su balcón ornamentado.

Construido en 1757, el maravilloso edificio de ladrillo rojo en el que reside presenta una arquitectura y unas tallas preciosas. Sin embargo, el principal motivo de la visita es ver a la Kumari, que renuncia a su posición cuando comienza su primera menstruación y la diosa abandona su cuerpo.

11. Colinas de Chandragiri

Colinas Chandragiri

Las colinas de Chandragiri, que alcanzan una altura de unos 2.500 metros, se pueden alcanzar mediante un pintoresco viaje en teleférico desde Thankot. Este trayecto le lleva por encima de una naturaleza encantadora, con impresionantes vistas de los valles, colinas y montañas circundantes. El Annapurna y el Everest pueden verse en la distancia.

Además de sus fabulosos panoramas, también hay un estimulante parque de atracciones que puede visitar, así como un encantador jardín botánico y el hermoso templo Baleshwar.

12. Templo Pashupatinath

Templo De Pashupatinath

Situado a orillas del río Bagmati, el templo de Pashupatinath es un lugar absolutamente extraordinario para visitar; el complejo incluye más de 500 monumentos, templos, santuarios y pagodas. Aunque es venerado por hindúes y budistas por igual, sólo los primeros pueden entrar en su majestuoso templo principal.

Construido en el siglo XVII sobre templos anteriores que se habían derrumbado, el lugar cuenta con una arquitectura impresionante, con muchas imágenes e inscripciones intrincadamente talladas. Con tantos detalles sorprendentes, como su enorme estatua de bronce de Nandi, el templo de Pashupatinath es una visita obligada en Katmandú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba