Diógenes: El filósofo más extraño de la antigua Grecia

Cuando piensa en Grecia, probablemente le vengan a la mente algunas cosas: sol, playas, feta. Pero eso no es lo único por lo que se conoce a Grecia. También nos ha dado unos cuantos filósofos a lo largo de los años.

Filósofo griego… Esas palabras evocan inmediatamente la imagen de una figura regia vestida con una elegante toga, poniendo el mundo en orden o arruinando las matemáticas para todo el mundo al idear una forma ridículamente enrevesada de ver si tu escalera es lo suficientemente larga. (Te estoy mirando a ti, Pitágoras). Pero no todos eran así, si es que alguno de ellos lo era realmente.

Pero cuando se habla de los filósofos más inusuales, no se puede estar más lejos de la imagen que Diógenes, que nació en la actual Turquía en el 412 o 404 a.C. y murió en Corinto en el 323 a.C. (spoilers).

Excursiones a Grecia

Vivir en una olla – vivir en una olla de barro cocido

Diógenes Vivir en una olla
Diógenes, Vivir en una olla

Entonces, ¿qué separaba a Diógenes de Sócrates y Platón? Bueno, para empezar, pasó una parte bastante grande de su vida viviendo en una olla. Sí. Este pensador de las edades vivió en una vieja olla de vino en el mercado de Atenas. Podría entenderlo si se hubiera visto obligado a vaciarla él solo, pero aparentemente no fue así. Diógenes creía que si eras virtuoso, se demostraba mejor en tus acciones y no en tus palabras, al igual que su héroe Heracles (o Hércules, si insistes en la versión romana.)

Diógenes: El filósofo más extraño de la antigua Grecia 1

Pero Diógenes no se pasaba todo el tiempo en Atenas durmiendo en su cueva de cerámica como un cangrejo ermitaño alcohólico

No. Tenía un trabajo importante que hacer. Como llevar una lámpara durante el día, alegando que buscaba a un hombre honesto. Lamentablemente, no encontró ninguno. Ah, y ser uno de los tres padres fundadores del cinismo.

Pero no todo fue diversión y juegos, ya que Diógenes fue capturado por piratas y vendido como esclavo, terminando en la ciudad de Corinto como maestro (un destino peor que la muerte).

Filipo II se acerca, mantente atento

Diógenes: El filósofo más extraño de la antigua Grecia 2

Una vez en Corinto, Diógenes hizo lo que mejor sabía hacer: dar clases a los hijos de su dueño y, al parecer, fue liberado en algún momento. Siguió gritando a los transeúntes y, según muchos informes, se las arregló para encontrar una nueva olla donde dormir. Durante su estancia en Corinto, un hombre bastante importante vino a visitar la ciudad. El rey Filipo II de Macedonia (que tenía un hijo bastante famoso llamado Alex), pasó por Corinto para tomar una taza de té y charlar (supongo).

Los mejores hoteles en Grecia

Rodar mi tina

Cuando la ciudad se llenó de actividad (supongo que todos colgaban banderolas y trataban desesperadamente de recordar la segunda estrofa del himno nacional), Diógenes no faltó a la cita. Se levantó y empezó a empujar su jarra/casa sin ningún objetivo concreto. Cuando le preguntaron por qué lo hacía, Diógenes respondió: «No quiero que me consideren el único holgazán en una multitud tan ocupada; estoy haciendo rodar mi tina para ser como los demás.»

Pero ya sabes, en griego antiguo…

¿A quién llamas gallina?

Diógenes: El filósofo más extraño de la antigua Grecia 3

Quizás la historia más famosa sobre Diógenes involucra a una gallina. En algún momento, en Atenas, le pidieron a Platón que describiera a un hombre. Siendo bastante irónico, Platón respondió: «Un bípedo sin plumas». Lo que aparentemente pasaba por el humor en Atenas en ese momento.

Una gallina para desplumar

Para no quedarse atrás, Diógenes desplumó una gallina y entró en la academia gritando: «Mirad, os he traído un hombre». No se sabe si éste era honesto. Teniendo en cuenta esta opinión (bastante válida), Platón y sus compañeros añadieron «con uñas anchas y planas» a su definición de hombre.

Diógenes: El filósofo más extraño de la antigua Grecia 4

Si quieres ver una estatua de este interesante tipo, puedes acercarte a Corinto, donde hay una en la que aparece con el hijo de Filipo II. También hay una con su linterna en Sinop, Turquía, su lugar de nacimiento.

Ahora, si me disculpan, tengo que ver cómo convertirme en filósofo.

Ir arriba