La escultura de Ta Prohm: ¿un dinosaurio o una vaca basura?

Jayavarman VII construyó Ta Prohm en 1186 y, como todo buen rey guerrero, dedicó el templo a su madre. El enorme recinto, rodeado por una muralla de 1.000 por 650 metros, cuenta con numerosas torres y otros edificios, algunos de los cuales tienen imágenes talladas en sus superficies de piedra. Al igual que muchos templos budistas, estas tallas incluyen imágenes de Buda, de animales de la selva circundante y de monjes meditando. A diferencia de muchos templos budistas, estas tallas también incluyen la imagen de un estegosaurio.

Excursiones en Camboya

La escultura de Ta Prohm: ¿un dinosaurio o una vaca basura? 1

El estegosaurio de Ta Prohm

Naturalmente, hay un poco de debate sobre cómo una imagen de un dinosaurio acabó en un templo camboyano de 800 años. Para algunos, la talla es la prueba de que los humanos y los dinosaurios coexistieron, aunque es difícil imaginar que el templo se hubiera mantenido en tan buenas condiciones si realmente hubiera habido lagartos gigantes pisando la selva (después de todo, todos hemos visto lo que Godzilla hizo a Tokio, y esa era una ciudad construida con los estándares de construcción modernos).

Mejores hoteles en Camboya

La escultura de Ta Prohm: ¿un dinosaurio o una vaca basura? 2

Más tallas en Ta Prohm

La teoría de que la talla de Ta Prohm muestra realmente un estegosaurio sugiere que, incluso si los dinosaurios se extinguieron en el siglo XII (lo que probablemente fue así), deben haber sobrevivido al menos el tiempo suficiente para interactuar con los humanos y entrar en la memoria cultural. Teniendo en cuenta que los fósiles de estegosaurio sólo se han encontrado en América del Norte y Europa Occidental (y que se cree que los dinosaurios se extinguieron 65 millones de años antes de que los humanos modernos evolucionaran), esto sería un descubrimiento bastante sorprendente.

La escultura de Ta Prohm: ¿un dinosaurio o una vaca basura? 3

Algunas tallas más alrededor de una puerta

Una teoría alternativa es que la talla simplemente no es muy buena, y que se supone que es una imagen de una vaca o rinoceronte, posiblemente de pie delante de una planta frondosa.

Actualmente, el templo de Ta Prohm es una de las principales atracciones turísticas de Camboya. Miles de personas de todo el mundo lo visitan cada año, no para contemplar la talla con forma de dinosaurio, sino para ver cómo los edificios, abandonados durante cientos de años, están siendo absorbidos lentamente por la selva.

Mejores hoteles en Camboya

La escultura de Ta Prohm: ¿un dinosaurio o una vaca basura? 4

Ta Prohm está siendo retomado por la selva

Hay algo que decir sobre el simple hecho de abandonar los edificios y dejar que la naturaleza siga su curso. Si los templos de Ta Prohm se hubieran conservado adecuadamente desde el siglo XII -se hubieran mantenido limpios y sin árboles- seguirían siendo impresionantes, pero no sería lo mismo, ¿verdad? Las raíces de los árboles que se abren paso a través de la piedra se han convertido en una parte tan importante del sitio que casi parece que se supone que deben estar allí.

La escultura de Ta Prohm: ¿un dinosaurio o una vaca basura? 5

Árboles que crecen en las ruinas

Por supuesto, aunque la naturaleza que recupera edificios suele ser impresionante, gran parte de la atmósfera especial de Ta Prohm tiene que ver con el hecho de que los árboles crecen sobre antiguos templos budistas. Una vez que nuestra sociedad actual se desmorone y la Madre Tierra vuelva a ocupar el terreno, es poco probable que el resultado sea tan especial: es difícil imaginar que las civilizaciones futuras se asombren de que un abedul crezca sobre una sucursal abandonada de Dixons.

Ir arriba